Un joven cordobés fue condenado a prisión perpetua por el asesinato de una médica de Tortugas. El imputado de 26 años había sido detenido días después del crimen y fue declarado culpable de homicidio en ocasión de robo dentro de la casa de María Irene Cardinale.

//Mirá también: Lo condenaron a prisión perpetua por el femicidio de su madre en Rosario

“Mery” tenía 65 años y su cuerpo fue hallado la mañana del jueves de 24 de enero en un complejo de viviendas sobre Santa Fe al 600. Según el Ministerio Público de la Acusación (MPA), Joaquín Eloy Sandoval ingresó al domicilio esa madrugada y se encontró con ella en la escalera. En ese momento empezó a pegarle y la tomó del cuello hasta que la mató por asfixia.

La investigación judicial reveló que el muchacho de 26 años se llevó el celular de Cardinali luego del asesinato, así como las llaves de su vehículo, el documento de identidad y sus tarjetas bancarias. Después prendió fuego una silla y abrió el gas con el fin de provocar un incendio y alterar la escena del crimen.

//Mirá también: Ejecutaron a un joven en la estación de GNC de Mendoza y Avenida Circunvalación

Durante el debate oral y público en Cañada de Gómez, el fiscal Santiago Tosco señaló que el cordobés fue a cambiarse de ropa a la casa de sus padres luego del homicidio. A continuación, salió de nuevo y usó la tarjeta de la médica para extraer dinero de un cajero automático. A las 4 de la mañana, dos horas y media después del episodio, alquiló un vehículo y se fue a Marcos Juárez.

En el cierre del juicio, el tribunal integrado por Carlos Pareto, Ignacio Vacca y Griselda Strólogo dictó un fallo unánime y así estableció la pena que había solicitado el MPA en relación al caso.