Quedó reglamentada la ordenanza que exige una serie de normas para circular en monopatines eléctricos. Los conductores de esos rodados deberán contar con seguro contra terceros, casco, luces frontales y traseras, ser mayores de 18 años y también se les hará test de alcoholemia.

A su vez, los monopatines deberán abastecerse de baterías eléctricas, no podrán superar los 25 kilómetros por hora y está prohibida su propulsión a combustible.

La iniciativa había sido impulsada con proyectos que convergieron entre el demoprogresista Lisandro Zeno y un sector de Juntos por el Cambio a través del exconcejal Gabriel Chumpitaz y la vicepresidenta del Ente de la Movilidad, Renata Ghilotti.

Con respecto a las reglamentaciones, el uso del casco será obligatorio y la potencia de desplazamiento no deberá ser superior a 500 vatios. Asimismo, deberán circular por las ciclovías.

Además, se les podrá hacer alcoholemia (el tope permitido será de 0,2 miligramos en sangre). En tanto, el rodado deberá contar con un sistema de frenos, timbre o bocina, elementos reflectantes, una luz delantera blanca y una luz trasera roja.

La normativa prohíbe también amarrar las patinetas en árboles, semáforos, bancos, elementos de mobiliario urbano o estacionarlos en lugares prohibidos, y no podrán andar por las veredas y peatonales y tampoco transportar a nadie.