Un hombre que fue atacado a balazos en pleno centro rosarino murió momentos después en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). En la escena del hecho encontraron bolsitas que serían de cocaína.

El salvaje episodio ocurrió en la madrugada de este sábado en Tucumán y Dorrego. Un llamado al 911 alertó a la policía de la presencia de un hombre tendido en el piso y gravemente herido, el cual fue trasladado de inmediato por el Sies al Heca.

Allí se constató que había recibido siete balazos en el torso y pasó de inmediato al quirófano. Pasadas las seis de la mañana se confirmó su deceso. La víctima fue identificada como Ángel Ocampo.

Antes de morir, llegó a contar que había chocado en Catamarca y Dorrego con un Nissan, en el que iba una pareja que se presume fue la autora del ataque. Dicho vehículo contaba con pedido de captura por haber sido sustraído en una entradera en Funes el 11 de mayo. En ese hecho, también se llevaron una Honda CRV marrón.

Tras balear a Ocampo, los delincuentes se dieron a la fuga y volvieron a chocar en Catamarca y Moreno, pero de cualquier modo lograron escapar. Entre las pertenencias de la víctima se encontró una riñonera en la que había cinco envoltorios que presuntamente tendrían cocaína.