Alrededor de 150 ambientalistas se reunieron este sábado para acampar sobre el acceso al puente Rosario-Victoria y reclamar que el Congreso de la Nación trate los proyectos para sancionar una ley de protección de humedales. La protesta generó rechazo de parte de algunos camioneros, mientras que los manifestantes denunciaron que Gendarmería amenazó con levantar el operativo para custodiar la zona y ordenar el tránsito.

Los ambientalistas se concentraron por la tarde sobre la mano que va hacia la provincia de Entre Ríos, en el lugar donde ya se realizaron otros cortes de tránsito y actividades similares debido a los incendios que afectan las islas del Delta del Paraná desde principios de año. Esta vez, sin embargo, la actitud de las fuerzas federales y los transportistas generó preocupación entre los participantes.

Esta noche estamos en riesgo”, expresó la Multisectorial Humedales a través de un comunicado ante el temor de que los efectivos liberaran el corredor que une Avenida Circunvalación con la Ruta Nacional 174. Al mismo tiempo, remarcaron que el paso vehicular seguía abierto en la mano opuesta para sortear el acampe y garantizar la circulación mediante cortes intermitentes.

En paralelo con las acciones de otras organizaciones no gubernamentales para hacerle frente a la destrucción del ecosistema de las islas, los ambientalistas decidieron pasar la noche en la cabecera del puente con unas 25 carpas a la espera de una respuesta de parte de los legisladores nacionales. Por la madrugada, Gendarmería finalmente retomó el operativo para desviar a los camiones.