Luego de la impactante protesta por la violación de una chica de 15 años en barrio Ludueña, los investigadores rechazaron la hipótesis de un abuso sexual grupal por falta de pruebas y testimonios. Más allá de esta cuestión, remarcaron este lunes que “fue un hecho muy brutal”.

El fiscal Ramiro González Raggio precisó que la adolescente prestó declaración en dos oportunidades sobre lo ocurrido la madrugada del domingo, cuando festejaba su cumpleaños. Subrayó que en ambas oportunidades intervinieron psicólogas expertas y siempre dio cuenta de que había sido agredida por el único sospechoso bajo arresto.

“Ella se despertó con esta persona encima. El detenido no la golpeó más allá de las lesiones que le provocó en el abuso”, apuntó el representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA). Sobre los antecedentes, sostuvo que había un vínculo previo, ya que el joven de 18 años era el novio de una conocida.

El funcionario adelantó que este martes le atribuirá al muchacho el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el daño físico que le hizo a la víctima. Además de pedir prisión preventiva efectiva, no descarta citarlo nuevamente para hacer una imputación más severa si los exámenes médicos confirman que la había drogado.

La adolescente se encuentra internada en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde la operaron por las lesiones que sufrió en la violación.

Mientras espera su evolución, González Raggio observó que los vecinos que prendieron fuego la casa del acusado “lamentablemente afectaron la escena del crimen”. Sobre este punto, enfatizó que “se volvió imposible recabar material biológico en el lugar” y aclaró: ”Tratamos de rescatar celulares u otros elementos y no han encontrado nada”.