La muerte de un joven detenido en la zona sur rosarina dio paso este miércoles a una investigación judicial para esclarecer lo ocurrido mientras la víctima estuvo alojada en la seccional. La hipótesis inicial es que el muchacho se quitó la vida, aunque se realizará una autopsia especial para evaluar otras alternativas que ponen la lupa sobre la actuación del personal de guardia.

Los efectivos asignados a la Comisaría 21° encontraron a Sebastián R. sin vida en su celda el martes a la tarde. Según los primeros indicios, se había ahorcado poco después de ser denunciado por su familia. Sin embargo, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmó que el examen forense será realizado bajo el protocolo de Minnesota ante la posibilidad de que el recluso haya sido sometido de alguna forma por los uniformados que trabajan allí.

De acuerdo a los primeros datos recabados por la fiscal de Homicidios Culposos Valeria Piazza Iglesias, el joven fallecido padecía problemas por consumo de estupefacientes. Incluso si se confirma que se trató de un suicidio, las autoridades apuntan a establecer si la policía falló a la hora de tomar las medidas necesarias para custodiar al acusado. Por este motivo se solicitó la intervención de la Dirección de Asuntos Internos de la fuerza provincial y también actuó de oficio el defensor público Martín Ricardi.

Fuentes consultadas por El Ciudadano indicaron que la denuncia contra Sebastián R. se refería a daños. Por otra parte, la policía recogió testimonios que apuntaban a amenazas previas contra su madre.