Con frecuencia se ven en la vía pública vehículos circulando en clara infracción y sin que ningún inspector los detenga. Pero este caso superó todos los registros: un conductor fue fotografiado manejando con huevos hasta el techo del auto y tres chicos apretujados en el baúl, que encima estaba atado con soga.

Semejante acto de inconsciencia se dio este sábado alrededor de las 8:30, en Ovidio Lagos y Bulevar Segui. Se trató de una Renault Scenic en la que circulaba un hombre como conductor, y otro como acompañante.

Hasta ahí todo normal, el problema era lo que ocurría detrás de ellos. Una enorme montaña de packs de huevos cubría por completo el asiento trasero y el baúl. Ante semejante cantidad, los tres pequeños que iban atrás quedaron sin espacio, por lo que no les quedó otra que viajar pegados contra el fondo del vehículo.

Vehículo con baúl cerrado con soga en Lagos y Segui

Pero incluso la puerta trasera no cerraba correctamente, sino que estaba atada con una soga. Era tan precario el arreglo, que en cualquier momento se podría haber desatado y los primeros que caerían al pavimento hubieran sido los chicos.

Quienes los fotografiaron, señalaron a Vía Rosario que en un momento, un patrullero se puso al lado de este vehículo y vio toda la escena, pero los policías se limitaron a reírse de la situación y no intervinieron.

Eso sí, a los jóvenes que sacaron la foto y que tenían como destino Rufino, los pararon tres veces en el camino para solicitarle que tuvieran toda la documentación en regla.