La decisión surgió luego de las críticas por la apertura de Posta 36 durante el fin de semana largo.


Después de una jornada con 40 muertes de personas con coronavirus y un récord de contagios a nivel provincial, la Municipalidad de Rosario decidió dar marcha atrás con la habilitación de salones de eventos. Aunque el permiso está vigente hace meses, la cuestión se convirtió en un problema este fin de semana a partir de la reapertura de Posta 36.

El Ejecutivo optó por suspender provisoriamente el Decreto 983 en el que autorizó a ese tipo de establecimientos a funcionar bajo los protocolos COVID-19 para locales gastronómicos. Hasta ahora se habían emitido más de una decena de permisos, pero las autoridades decidieron parar la pelota frente a las críticas que suscitó la propuesta de uno de los principales complejos de la zona norte.

Este jueves, el secretario de Desarrollo Económico y Empleo, Sebastián Chale, argumentó que es necesario hacer “ajustes” sobre la normativa dictada el 29 de julio y para ellos convocarán a los empresarios. El objetivo es mejorar el marco y retomar la actividad pasado el 23 de octubre, cuando vencen las restricciones dictadas por el Gobierno de Santa Fe debido a la pandemia.

El funcionario admitió que los salones medianos y pequeños tienen mayores dificultades que Posta 36 para cumplir con el protocolo. “Queremos que funcionen bien y sean una alternativa segura para evitar aglomeraciones y fiestas clandestinas”, explicó.




Comentarios