La Secretaría de Seguridad de la Provincia de Santa Fe elevaría esta semana una denuncia formal contra Rosario Central a raíz de irregularidades detectadas en la mañana del sábado, algunas horas antes que choque los Canallas y Belgrano de Córdoba, y pese a la desmentida oficial que formuló la institución a través de un comunicado oficial dónde da cuenta que colaboró en todo momento con lo que el formato exigía. Dicha presentación, en caso de comprobarse, podría disparar en una sanción hacia el Gigante de Arroyito.

El subsecretario de Seguridad Preventiva Diego Llumá, aseguró en el programa Contraseña Fútbol que "fue una violación deliberada de parte de las autoridades de Rosario Central, algo que fue constatado el mismo sábado por la mañana en el estadio de Central por autoridades municipales, que cuando arribaron al lugar, a las 8, ya encontraron personas dentro del club".

Y añadió que "esto quiere decir que las puertas ya habían sido habilitadas antes de que llegaran las autoridades pertinentes. Inclusive, había padres con hijos dentro del club, además de 10 autos en el playón de estacionamiento. Esto quedó registrado en el informe que realizaron las autoridades que estaban designadas para la tarea de verificación".

Llumá advirtió asimismo que "si algún dirigente de Central entendió como una travesura esto de hacer entrar gente antes de que se habilitaran los ingresos, o la idea de inflar la lista de gente autorizada para entrar, se equivocó; los protocolos oficiales son la ley, y allí establece lo que se puede y lo que no se puede hacer".

Y analizó: “Belgrano cumplió con lo solicitado para jugar el amistoso, Newell’s cumplió, Atlético de Rafaela cumplió, Unión cumplió; el que no cumplió fue Central, y no cumplió con la ley, y nosotros estamos hablando de datos concretos, no de chismes ni chusmeríos”.

Fuente: Noticias Liga Profesional de Fútbol