"No es casualidad que esté aquí porque con mi equipo venimos haciendo un trabajo importante, pero mi vida seguirá siendo la misma", manifestó.


La rosarina Nadia Podoroska, que este jueves perdió en semifinales de Roland Garros, consideró “muy positiva” su participación en el torneo, que le permitirá pasar del 131 del mundo a ingresar en el “top 50”, y aseguró que ahora trabajará para mantenerse entre las mejores. No obstante aseguró que mejorar en el ranking no le modificará su humildad: “Seguiré siendo la misma”

“Acabo de llegar al alto nivel, creo que tengo nivel suficiente para mantenerme acá, no creo que sea casualidad que esté aquí, con mi equipo venimos haciendo un trabajo importante. Creo que esto se puede sostener, pero no sé hasta dónde puedo llegar”, aseguró la jugadora tras caer 6-2 y 6-1 contra la polaca Iga Swiatek.

Podoroska, que a sus 23 años se convirtió en la primera tenista que desde la fase previa alcanza la semifinal de Roland Garros, aseguró que el torneo le ha permitido comprobar que puede jugar de igual a igual a cualquier rival.

Podoroska EFE/EPA/JULIEN DE ROSA

“A la hora de entrar a la cancha somos dos jugadoras con sus virtudes y debilidades”, señaló la tenista, la quinta argentina que optaba a jugar la final en París, la primera en 16 años.

Pese a la derrota, que Podoroska atribuyó al elevado nivel de su rival, una tenista de 19 años que alcanza la final sin perder un set, la argentina consideró que las tres semanas que pasó en la capital francesa fueron “muy positivas” y eso no cambia con el resultado de hoy.

“No hice el mejor partido, ella estuvo muy bien y yo no estuve cómoda, no me dejó jugar bien. Se me escaparon algunas oportunidades para estar mas cerca en el marcador, pero la realidad es que ella hizo un gran partido y yo no”, reconoció.

Podoroska EFE/EPA/IAN LANGSDON

Pese al salto que va a dar su carrera, que le permitirá afrontar los próximos meses sin agobios económicos y disputar algunos torneos que antes no le abrían sus puertas, Podoroska aseguró que su vida no sufrirá muchas variaciones.

“Casi todo va a ser igual, mis entrenamientos, mis ganas de mejorar, mi vida va a ser básicamente la misma”, señaló la jugadora, que ahora tiene previsto ir a descansar unos días a la ciudad mediterránea de Alicante, donde tiene fijada su residencia de entrenamiento, para luego tratar de disputar algún torneo más antes de final de año.

La mayoría de estos han sido suspendidos por la pandemia y Podoroska tuvo que borrarse de alguno en Estados Unidos porque avanzó mucho en París y no le daba tiempo, pero aseguró que al nivel que está jugando le gustaría seguir compitiendo para mejorar todavía más su ránking. “Pero tengo ganas de ir a Argentina cuando acabe la temporada, me hace bien ir allí”, dijo. (EFE)




Comentarios