Sin dejar de sonreír por más de algunos segundos, Nadia Podoroska habló del día después de la soñada clasificación a semifinales en Roland Garros. Este miércoles contó que durmió casi 10 horas luego del triunfo sobre Elina Svitolina y se animó a ponerse puntaje luego del primer entrenamiento de la jornada.

La rosarina dijo que está 10 puntos en lo que respecta al quiebre de servicio y a lo mental, uno de los aspectos que viene destacando como clave desde que pasó la qualy del Grand Slam. Después se calificó con un 9 en lo que hace al físico y el segundo saque, mientras que para el primero se permitió un 8. "Se nota la confianza, ¿no?", bromeó al completar el boletín.

La tenista de 23 años felicitó a Diego Schwartzman, quien alcanzó la misma instancia en el cuadro masculino después de su victoria. "Lo que está haciendo el 'Peque' es histórico, Ojalá sigamos juntos acá", expresó en un reportaje con ESPN.

A la hora de referirse a su próxima rival, Iga Swiatek (19), Podoroska destacó que es "muy joven" y "tiene mucho talento". Por su parte, aseguró que está "impecable" físicamente y remarcó: "Eso me da mucha confianza para todo lo que viene porque he sufrido lo físico varios años. Estoy en perfecta forma".

Mientras cada vez más ojos se posan sobre ella a la distancia, la rosarina insistió en que la clave es "llevar a lo más simple" todo lo que ocurre en un partido. Sin embargo, admitió que no está acostumbrada a jugar ante gran cantidad de público, algo que faltó en esta edición de Roland Garros que la tiene como una de las estrellas. "Creo que eso jugó un poco a mi favor", comentó.