El pronóstico contempla un descenso de temperatura durante la semana y no descarta algún chaparrón más.


Después de la lluvia y los nubarrones, en Rosario se espera que el tiempo empiece a mejorar de a poco junto a la par del descenso de temperatura. Así se pronostica un domingo templado con algunas nubes y variaciones en la dirección del viento desde el norte.

La ciudad amaneció con el cielo parcialmente cubierto, altísima humedad, niebla y una marca de 9,2 grados, apenas por encima de la mínima. Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), se espera que el termómetro alcance los 20 grados durante la tarde.

Prohibidas las reuniones en domicilios particulares, las autoridades recuerdan que es obligatorio el uso correcto de barbijo sobre nariz, boca y mentón para salir, así como mantener la distancia física. Para quienes quieran realizar caminatas sobre la costanera central, la Municipalidad dispuso el corte de calles entre las 13.30 y las 17.30.

De acuerdo al pronóstico oficial, el lunes a la mañana se esperan los últimos chaparrones de la semana. A partir del martes, las máximas probables oscilan entre 16 y 18 grados con mínimas de 4°. En cuanto al resto de las condiciones meteorológicas, parece que el cielo estará mayormente despejado durante unos cuantos días y el próximo fin de semana traerá vientos fuertes una vez más.




Comentarios