La medida surge del decreto que firmó este lunes el gobernador Omar Perotti ante las denuncias de corrupción.


Horas después del anuncio extraoficial por parte de miembros de su gabinete, el gobernador Omar Perotti dio a conocer el decreto por el que aceptó la renuncia de Patricio Serjal. En el mismo estableció que el ex fiscal regional de Rosario no podrá ocupar otros cargos judiciales tras las denuncias en su contra por corrupción.

En los considerandos del texto que firmó por la tarde, el mandatario provincial advierte que la investigación sobre el presunto cobro de coimas tiene “efectos expansivos” a otras posiciones. De esta manera, el rafaelino resolvió en el primer artículo que la desvinculación sea definitiva respecto de “todo otro cargo que pudiera pretender”.

El Decreto 745/20 lleva además la rúbrica del ministro de Gobierno, Derechos y Humanos Diversidad, Esteban Borgonovo. El rosarino fue el primero en la Casa Gris en demandar el desplazamiento del titular del Ministerio Público de la Acusación (MPA). Más tarde, el secretario de Justicia provincial, Gabriel Somaglia, le dijo a Radio 2 que esperaba ver este recambio como la “punta del iceberg” para resolver el conflicto político que estalló dentro del organismo.

Serjal asumió en abril de 2017 como sucesor del actual fiscal general Jorge Baclini. Este último fue quien hizo pública la sospecha de sus colegas sobre la connivencia con Leonardo Andrés Peiti, un empresario de juegos de azar que el viernes fue imputado como miembro de una asociación ilícita comandada vinculada al jefe de “Los Monos”, Ariel “Guille” Cantero.




Comentarios