El fiscal acusado de filtrar información reservada a integrantes de una banda vinculada al juego clandestino habló tras el operativo en su domicilio.


Visiblemente afectado tras el allanamiento sobre su departamento de bulevar Oroño al 1200, el fiscal Gustavo Ponce Asahad enfrentó a al prensa este viernes al quedar vinculado a una causa que investiga la filtración de información reservada desde le Ministerio Público de la Acusación (MPA) hacia una banda dedicada al juego clandestino y la extorsión.

Acompañado de sus abogados, quienes llegaron al domicilio en pleno operativo, Ponce Asahad que “soy respetuoso de la investigación que llevan otros fiscales” aunque manifestó que “el día del hecho no entré al sistema ni emití ningún mensaje de Whatsapp”.

Es que la hipótesis en la que trabajan los colegas del sospechoso es que él mismo fue quien ingresó al sistema informático interno del MPA y usó Whatsapp para transmitir datos sobre el estado detención de dos delincuentes a Leonardo Andrés Pieti quien justamente buscaba la liberación de los dos hombres.

Pieti habría usado sus contactos en el MPA por pedido de Maximiliano “Cachete” Díaz, apuntado por haber participado de múltiples extorsiones a taxistas y también haber sido el organizador del ataque contra el casino City Center, en el que murió baleado el gerente bancario Enrique Encino.

El fiscal Gustavo Ponce Asahad habló con la prensa luego del allanamiento en su casa. (Captura de TV)

La Fiscalía pudo confirmar que dos días antes del ataque a la casa de juegos, Cachete, le pidió a Pieti que intentara interceder para apurar la liberación de dos detenidos. Pieti habría consultado primero a Alejandro Torrisi, comisario mayor retirado -ya imputado-, y luego a alguien del Centro de Justicia Penal, que según la hipótesis de los investigadores sería Ponce Asahad, para que lo ayudara en la tarea encomendada.

“Yo no envié ningún tipo de mensaje de Whatsapp, lo digo por la memoria de mi padre”, enfatizó Ponce Asahad que inicialmente se negó a contestar preguntas de los periodistas.

El allanamiento ocurrió en el departamento del fiscal Gustavo Ponce Asahad en Oroño al 1200. (@mauroyasprizza)

El fiscal investigado dijo además “no poder hablar por mi ayudante. Será él quién tenga que responder”. Así intentó despegarse del accionar de un empleado de su despacho que también fue objeto de allanamiento hace algunos días.

Entregué mi computadora y mi teléfono y por cuestiones de seguridad y de garantías constitucionales yo pedí que me indiquen cuándo será el peritaje para que estén mis abogados presentes”, añadió Ponce Asahad.

El allanamiento ocurrió en el departamento del fiscal Gustavo Ponce Asahad en Oroño al 1200. (@mauroyasprizza)

Apartamiento

He solicitado mi suspensión provisoria en el cargo hasta que esto llegue a última instancia”, planteó Ponce Asahad al ser consultado sobre su continuidad en su cargo y negó haber hablado al respecto con el fiscal general de la provincia.

Un momento especial mereció la crítica del funcionario investigado a la filtración de datos sobre el allanamiento a la prensa. “Me extraña poderosamente, y amerita una investigación profunda por parte de la auditoría y la Corte Suprema, que ni bien se inició el procedimiento salió automáticamente la información de lo que estaba ocurriendo a dos periodistas”, expresó Ponce Asahad.

El allanamiento ocurrió en el departamento del fiscal Gustavo Ponce Asahad en Oroño al 1200. (@mauroyasprizza)

Minutos antes de la salida de Ponce Asahad de su departamento, el vocero del MPA, Sebastián Carranza, descartó que el fiscal investigado estuviera detenido, aunque confirmó que se le formó causa en torno a la posibilidad de incumplimiento de los deberes de funcionario público.




Comentarios