Según la Justicia, la muchacha montó la organización para la venta de drogas junto a su madre y una empleada municipal.


Después del resonante operativo policial del último fin de semana, la Justicia provincial ordenó mantener bajo prisión preventiva Tania Rostro como jefa de una asociación ilícita ligada al narcomenudeo en Nuevo Alberdi. En la misma audiencia imputaron a su madre y a tres personas más, aunque sólo una continuará tras las rejas al igual que la muchacha de 24 años.

Durante la presentación que se llevó a cabo este martes, la fiscal Valeria Haurigot denunció que Beatriz Gunsett fue cómplice de su hija como referente social y barrial en la zona noroeste para garantizar el funcionamiento de una red dedicada a la venta de drogas. Al mismo tiempo, señaló a otros presuntos integrantes por la comisión de otros delitos violentos vinculados a ese negocio.

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) señalaron puntualmente a José Cóceres como uno de los brazos ejecutores de las órdenes de la joven. Así se lo consideró coautor de abuso de armas dentro de una estrategia que incluía usurpaciones y el uso de información procedente de la Municipalidad de Rosario.

Sobre este último punto, los investigadores determinaron que Carolina Alegre llegó a recomendarle a funcionarios del Ejecutivo local que otorgaran subsidios a una de las víctimas de la banda a la cual le habían arrebatado la casa. De esta manera procuraban asegurar la presencia en el territorio para continuar con la comercialización de estupefacientes, un delito que investiga en paralelo la Justicia federal.




Comentarios