La medida de fuerza rige desde el lunes por el pago parcial de los sueldos de abril.


Así como avanza la transición hacia la nueva fase de aislamiento por la pandemia del nuevo coronavirus, este miércoles continuaba el paro de colectivos urbanos e interurbanos en Rosario. En esta coyuntura los taxistas afirman que el incremento de su actividad fue “leve” y siguen lejos de los niveles previos a la cuarentena.

La medida de fuerza por tiempo indeterminado comenzó el lunes. Al día siguiente, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) dispuso tomar el mismo rumbo en otras provincias a raíz del mismo reclamo por la mora en el pago de sueldos. Para la tarde se programó una reunión con autoridades nacionales en busca de normalizar los servicios en las ciudades en las que aún no hubo acuerdo.

Ante la recomendación sanitaria de evitar el uso del Transporte Urbano de Pasajero (TUP) y la falta de dinero por la crisis, los viajeros no parecen haberse volcado en gran medida a otros servicios públicos. “Estamos lejos de cómo veníamos trabajando habitualmente, no es comparable ni con los meses críticos como enero o febrero”, afirmó Mario Cesca desde la Asociación de Titulares de Taxistas Independientes (Atti).

El dirigente de la entidad que nuclea a parte de los dueños de licencias comentó que tenían entre tres y cuatro viajes por turno cuando empezó el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Ya con buena parte de los sectores productivos exceptuados, indicó en un reportaje con LT8 que pasaron a realizar hasta siete servicios.

Cesca opinó que la baja en el tránsito y la falta de estacionamiento medido hacen que sea “más fácil ir con auto propio“. Entre quienes no tiene esa opción, comentó que alguna gente “va a trabajar y la empresa le está pagando el viaje, pero el resto no está en condiciones de gastar en taxi”.




Comentarios