Dentro de las actividades permitidas en emergencia sanitaria, la del transporte de granos no parece haber variado mucho durante la epidemia. Este jueves se repitieron las larguísimas colas de camiones en el Gran Rosario debido a la época de cosecha gruesa y las autoridades pidieron extremar las medidas de precaución a quienes están habilitados para salir a manejar.

Tanto al norte como al sur de la ciudad, los accesos a los polos agroexportadores quedaron saturados como cada año en el marco del operativo que montó la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV). Muchos choferes pasaron la noche entera a la vera de la ruta con el temor recurrente de sufrir robos.

En el ingreso a la planta de Cargill en Villa Gobernador Gálvez sólo había vehículos de carga. (Canal 3)

En Villa Gobernador Gálvez, el enlace entre la autopista a Buenos Aires y la Ruta Provincial 21 quedó desbordado por la llegada de los transportistas. Al amanecer y sin haber avanzado demasiado, algunos pensaron incluso en retirarse, pero no había expectativas de que el nivel de tráfico se redujera pronto.

El mismo escenario obligó a redoblar el esfuerzo de las fuerzas provinciales y el personal vial en los corredores para entrar a las terminales del departamento San Lorenzo. Allí a última hora del miércoles ya podían verse las luces de la extensa fila de vehículos que seguían llegando por la Autopista Rosario-Santa Fe con la habitual demora de la época de mayor actividad para el campo.