La zona oeste de Rosario, frente a lo que cualquiera pudiera pensar en la primera jornada de vigencia del aislamiento obligatorio, se veía repleta de vehículos en interminables filas. La imagen correspondía a las inmediaciones del Mercado de Concentración Fisherton colapsado por la cantidad de gente pretendiendo llevarse frutas y verduras.

Colas de autos sobre calle Mendoza, Wilde y en algunos casos embotellamiento que llegaba hasta la avenida Eva Perón. Camionetas y autos de cientos de verduleros que pretendían llevarse mercadería ante la inminencia de un un fin de semana largo y la suba de la demanda del público en general por el temor del coronavirus.

"Es un caos esto. Todo porque el mercado cierra este viernes y no vuelve a abrir hasta el próximo martes", indicó uno de los comerciantes que buscaba en el mercado algo de verduras para su negocio.

Largas filas de vehículos en las inmediaciones del Mercado de Concentración Fisherton. (Vía Rosario)

Además del descontrol en el ingreso del predio, llegaron las remarcaciones. Solo para marcar algunos ejemplos, el cajón con pollos que hasta ayer se conseguía a 1500 pesos, hoy estaba a 2500 según algunos compradores. La bolsa de papas constituía otro caso gráfico: ayer estaba a 290 pesos y hoy se encontraba a 550.