Como quedaron suspendidas las actividades en las instituciones, los llevan a los domicilios particulares.


Transportistas de discapacitados pusieron a disposición sus vehículos para llevar bolsones de viandas y alimentos a los domicilios particulares de personas en esta condición que cumplen con la cuarentena, en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Se trata de trabajadores agrupados en la Asociación de Transportistas de Personas con Discapacidad (Atraes) que habitualmente prestan servicio servicio a las instituciones de atención a niños, jóvenes y adultos con discapacidad.

Cabe indicar que la Agencia Nacional de Discapacidad suspendió hasta el 31 de marzo las prestaciones básicas en: centros de día, centros educativos terapéuticos, centros de formación laboral, aprestamiento laboral, escolaridad inicial, educación general básica, centros de rehabilitación ambulatorios, prestaciones de consultorio, servicios de estimulación temprana en consultorio y a domicilio, prestaciones de apoyo escolar, módulo de maestro de apoyo, módulo de apoyo a la integración escolar, escuelas especiales y transporte; en todas sus modalidades.

De allí que el gesto de los transportistas, que ahora llevan los alimentos a los domicilios particulares de estas personas, es digno de destacar en este complejo contexto. “No es momento de especular, sino de apelar a la máxima solidaridad para ayudarnos y cuidarnos entre todos”, señaló Pablo Bolego, presidente de Atraes.




Comentarios