El deportista remarcó que el fútbol "no es la excepción" en lo que respecta a casos de discriminación sexual.


Pasado un mes desde la sorpresiva muerte de su padre en México, Nahuel Guzmán ratificó que su compromiso con la lucha por los derechos humanos sigue intacto. Este sábado el arquero de Tigres se tiñó el pelo con los colores de la bandera LGBT y así llevó al campo de juego un mensaje contundente contra la discriminación.

A través de su cuenta de Instagram, el “Patón” manifestó que “el fútbol no es la excepción” en materia de homofobia y agregó: “Entender nuestra enorme diversidad social y avanzar en los derechos por la inclusión es compromiso de todos”.

Así como en algún momento lució rastas, el exfutbolista de Newell’s Old Boys se decoloró para luego agregar pintar el resto de las franjas que completan el pabellón arcoíris. Así saltó al campo de juego para entrar en calor antes del partido en el que su equipo empató sin goles frente a Atlético San Luis.

Guzmán cumplirá 34 años el mes que viene y atraviesa su sexta temporada en el fútbol mexicano. Desde su salida de la Lepra tras la conquista del Torneo Final 2013 se instaló en ese país y allí fue convocado por su exentrenador Gerardo Martino cuando el “Tata” desembarcó en la Selección. Su primera experiencia mundialista, sin emargo, fue en Rusia con Jorge Sampaoli como DT albiceleste.




Comentarios