Nicolás quedó sufrió múltiples fracturas tras el incidente y su papá dijo que se llevaron el rodado de la seccional.


El padre de un joven de 30 años denunció este martes que la bicicleta de su hijo fue sustraída de la Comisaría 12° en la zona oeste luego de un violento intento de robo en Santa Fe y Felipe Moré. El muchacho iba con su perro, el cual murió atropellado luego de la aparición de un grupo de ladrones en el cruce con las vías del ferrocarril.

El incidente que empezó a investigar la policía tuvo lugar la tarde del martes 31 de diciembre, aunque Nicolás Bonamico sigue internado desde entonces en el área de terapia intermedia del Hospital Centenario. A raíz de la agresión sufrió cuatro fracturas en la pelvis y daño significativo en la vejiga.

Repartido entre las visitas al centro de salud y el seguimiento de la investigación, Fabio Bonamico se llevó una sorpresa desagradable este lunes al comprobar que faltaban pertenencias de su hijo en la seccional de barrio Ludueña. Además de la bici con la que Nicolás había viajado hasta Chile y el norte de Brasil, denunció que se habían llevado un par de lentes y dos cigarrillos electrónicos.

En diálogo con Canal 3 explicó que el acta de procedimiento estaba “incompleta” y agregó que se dio una situación poco frecuente por la diferencia entre el dinero declarado y el que tenía su hijo cuando le pegaron un palazo en la mandíbula para tumbarlo. Luego de recibir el reclamo por unos mil pesos, el comisario decidió poner el efectivo de su bolsillo.

Teo, el pequeño salchicha que acompañaba al ciclista a todas partes, no sobrevivió luego del palazo en la mandíbula que tumbó a su dueño. “Cuando cayó, el auto que venía atrás, según una vecina, volanteó para esquivarlo a él y mató al perro“, se lamentó el papá del joven.




Comentarios