El funcionario del Ministerio de Seguridad admitió el desborde que impidió que pudieran entrar socios a las plateas.


Luego de los incidentes que se registraron este domingo en las inmediaciones del Gigante de Arroyito con hinchas que con entrada en mano se quedaron sin poder ingresar al estadio para disfrutar del clásico entre Rosario Central y Newell’s, Diego Maio, director de Coordinación de Seguridad de Competencias Deportivas y Espectáculos Masivos, admitió que “hay que rever el sistema de ingresos en cuanto a populares se refiere”.

El funcionario integrante de la cartera que comanda Maximiliano Pullaro relató parte de lo ocurrido en un contexto marcado por la saturación de hinchas con entradas populares que terminaron ubicados en plateas impidiendo que otros puedan ingresar.

“Por decisión del comité de crisis, se ordenó el traslado de mil personas con tickets para populares a la platea de calle Cordiviola. En ese momento la afluencia de público era muy grande”, indicó Maio y agregó: “Luego ya no hubo más capacidad. En ese momento empezó a llegar gente que tenía su plata que se enojó ya que no podía entrar, porque se había ingresado mezclado con hinchas de populares”.

Hinchas de Central denunciaron que no pudieron entrar al clásico rosarino aunque tenían entradas. (@laochoam830)

Fue allí cuando se originaron los problemas. “El personal policial comienza a ser agredido. La Policía no reprimió, se aplicó el protocolo de contención de la gente para que no colapsen las tribunas y no tengamos que lamentar algo peor”, declaró este lunes en conferencia de prensa.

Las cámaras de videovigilancia nos permitan rever todo el operativo y si hubo abuso de parte de los uniformados habrá sanciones” prometió Maio que sin embargo desmintió agresiones de los agentes hacia los hinchas.

Tenemos denuncia del club sobre que mucha gente ingresó con entrada falsificada. Hay que rever el sistema de ingresos en cuanto a populares se refiere”, precisó Maio. Desde la dirigencia canalla manifestaron que este domingo hubo tickets apócrifos. Además existieron rumores sobre venta de entradas de protocolo, algo que también es delito.




Comentarios