Un pescador de Villa Gobernador Gálvez encontró este fin de semana huesos de un mastodonte en el arroyo Saladillo. Un paleontólogo identificó las piezas recolectadas este domingo en el lugar al que suele ir en sus días libres al igual que sus familiares.

"Vengo siempre, es mi descarga a tierra. Le avisé a mi cuñado que yo lo había visto el sábado. Ayer, cuando vinieron ellos, bajé y les comenté", explicó el protagonista mientras exhibía las partes desenterradas en el barrio La Isleta. Lo que le había llamado la atención en la orilla era la punta de un hueso que asomaba de la tierra. Apenas escarbaron dieron con los que parecían ser dientes y pidieron la intervención de un especialista.

Cuchillo en mano y sin apuro, el grupo escarbó durante dos horas cerca del cruce de Sargento Cabral y Tolstoi. En diálogo con Radio 2, el hombre que supo trabajar como carnicero recordó que rápidamente descartó la posibilidad de haber dado con los restos de una vaca o un caballo. Así extrajeron sucesivamente partes de una costilla, una pierna y la mandíbula.

Los huesos del mamífero extinto hace unos diez mil años fueron analizados por el paleontólogo Luciano Reyes, quien acudió a la costa villagalvense y puso manos a la obra luego del singular hallazgo en medio de una tarde de pesca al sur de Rosario.