El caso permanece impune desde 2013, cuando la víctima fue acribillada junto a la modelo Justina Pérez Castelli.


Después de cinco años sin pistas sobre la brutal ejecución de Luis Medina y su pareja en la zona sur rosarina, la Justicia provincial ordenó este lunes el traspaso de la causa sobre el doble asesinato. Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmaron que hay nuevos indicios para retomar la pesquisa que en su momento tuvo a su cargo la jueza Alejandra Rodenas.

La actual candidata a vicegobernadora de Santa Fe ya dejó su cargo en los Tribunales provinciales, aunque en el inicio de la investigación condujo la pesquisa porque la colega que estaba de turno se había ido de vacaciones. A fines de 2018, por otra parte, su nombre fue vinculado a fines al de Esteban Alvarado, el delincuente al que ahora apuntan como un posible actor en la emboscada del 29 de diciembre de 2013 en Acceso Sur y Ayolas.

Sin posibles autores individualizados y con diferentes hipótesis en carpeta, el caso sigue impune pero parece haber recobrado interés para las autoridades a partir de la captura del ladrón de autos como instigador del homicidio del prestamista Lucio Maldonado. Para ello se dispuso que el expediente fuera asignado a la unidad especial de Gravedad Institucional, la misma que investigó las amenazas hacia funcionarios del Poder Judicial el año pasado.

Mientras Alvarado se encuentra bajo prisión preventiva, fuentes consultadas por La Capital indicaron que el MPA recibió nuevos testimonios y sumó “elementos de causas satélite” para avanzar sobre una nueva hipótesis. La misma señala que Medina mantenía una tensa relación con el presunto narcotraficante en la puja territorial por la venta de drogas en Rosario.






Comentarios