Si bien descartan vínculos con la causa de "Los Monos", afirman que la banda incluso "podía proveer armas".


A un mes de la grave denuncia sobre un plan delictivo para perjudicar al Gobierno de Santa Fe, el juez federal Alejo Ramos Padilla confirmó este martes que Marcelo D’Alessio y los demás imputados “pudieron haber hecho maniobras para afectar” a la administración socialista.

El magistrado explicó que la investigación en curso “no tiene que ver” con la causa de ‘Los Monos’. En cambio planteó la existencia de una “banda dedicada al espionaje ilegal”. A la hora de describir esa estructura y sus recursos, consideró que la misma era capaz de “proveer armas”, una mecánica coincidente con la hipótesis de que el falso abogado contactó a delincuentes con el fin de perjudicar la imagen del Frente Progresista.

La organización que involucra a otros 14 imputados está bajo la mira del funcionario judicial de Dolores, quien remarcó que la misma tenía objetivos tanto en esa esfera como en el ámbito político, económico y empresarial. Las “actividades de espionaje en Rosario” a las que se refirió aparecen como una entre varias operaciones desplegadas.

En diálogo con TN, Ramos Padilla aseguró que ni él ni sus colaboradores tienen “nada que esconder” y enfatizó que la causa a su cargo “no afecta” otras como la de los cuadernos, más allá de que entre los acusados figura el fiscal Carlos Stornelli.




Comentarios