En El Calafate, los Padres autoconvocados organizaron una marcha que llegó a la casa de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández.

El grupo de tutores mostraron su “enojo” ante la decisión del Consejo Provincial de Educación de no ampliar las “burbujas”. Esta ampliación había sido uno de los anuncios para la localidad debido a que ya no es localidad de transmisión comunitaria de Covid-19 y se encuentra dentro de la zona de riesgo bajo en la provincia.

La concentración tuvo lugar en calle 1º de Mayo, frente a la casa que posee la gobernación de Santa Cruz en El Calafate. Allí colocaron pancartas con críticas al CPE y con el pedido de sumar días de presencialidad.

Foto de ArchivoGoogle

Dentro de los agrupados se encontraban padres, madres, docentes y alumnos. La manifestación se realizó el lunes al mediodía. Unas 70 personas aproximadamente acudieron a la convocatoria frente a la residencia oficial de la gobernación de Santa Cruz, lugar elegido en El Calafate para reclamarle al Gobierno Provincial.

El reclamo central es la disminución en número en burbujas, lo que significa menos asistencia a la escuela por parte de los alumnos. Los convocantes manifestaron su enojo además, al contraste que hay en la localidad en cuanto a las actividades. Se indicó que mientras en locales nocturnos, actividades deportivas, culturales y recreativas los jóvenes y niños pueden ir sin problemas, continúan fuertes las restricciones para ir a la escuela.

Es en este sentido que se pidió al Municipio que interceda ante las autoridades provinciales.

El intendente municipal, Javier Belloni, dijo estar “de acuerdo con el reclamo de los autoconvocados”, y manifestó que “con este tema de la educación la Gobernadora se equivoca”.

Río Gallegos

En la misma sintonía, la manifestación también tuvo lugar en la ciudad capital de la provincia. Moira Ramón, integrante del grupo de Padres Organizados que se movilizó este lunes frente a Casa de Gobierno expresó que deberían actualizarse los protocolos en Santa Cruz, reduciendo la distancias entre estudiantes y estableciendo una única burbuja por aula.

En este marco, celebró que las escuelas, por lo menos, estén abiertas. “No estamos de acuerdo, y esto está pasando en todos los lugares del país, con este sistema de burbujas y asistencia.  Específicamente en Santa Cruz hay asistencia 1 o 2 veces cada 15 días”, manifestó a diario Nuevo Día.