En Congreso virtual e histórico este sábado ADOSAC, con 14 filiales representadas, aceptó el aumento salarial.


El sábado a las 13 horas se realizó el primer congreso provincial “virtual” de ADoSaC.

La entidad gremial tiene una metodología de decisión que, en el marco de la pandemia, debió buscar mecanismos atípicos para las experiencias que mixturan la democracia directa con la representativa. Recurrieron, entonces, a las reuniones virtuales por filial, y posteriormente realizaron su congreso provincial por la misma vía.

Se trató de una jornada que, comentada por los propios referentes de la docencia en Santa Cruz, fue “histórica”.

El punto que debían analizar era la última oferta salarial realizada por el Estado, a través de la paritaria sectorial, que implica el debate entre el Consejo Provincial de Educación (CPE), ADoSaC y Amet.

La oferta oficial implicaba sumar un 13% a la suma acordada antes del inicio de la pandemia (7,1%), y así equiparar el incremento al 20% acordado en la paritaria de la administración pública central.

El sábado, con los representantes de las catorce filiales, ADoSaC aceptó la propuesta. La mayoría llevó mandato de votar a favor, no así Caleta Olivia; cuyos representantes entendían que, sin clases, “había margen” para seguir negociando a partir de una contrapropuesta. Debatieron más de 11 horas, y prevaleció el “estado de necesidad”.

Sin embargo, los educadores manifestaron una serie de consideraciones. Entre otras cosas, denunciaron un “contexto de desfinanciamiento y ajuste por parte de los gobiernos Nacional y Provincial”. Establecieron que exigirán al Ejecutivo “el pago inmediato de la deuda del 7.1% correspondiente a mayo, junio y su proporcional en el SAC, tanto a docentes jubilados como a los activos”.

Además, pedirán que se fije una fecha “inmediata de paritaria laboral”, para debatir otros aspectos de su tarea, fuera de la estrictamente salarial. También, solicitarán que se regularice el pago de haberes “de los compañeros que hasta la fecha no han cobrado su salario”.

Piden, igualmente, “reducir las tareas administrativas innecesarias e incoherentes”, rechazarán la “evaluación de los alumnos en este contexto, ya que la misma solo pretende dar cumplimiento a meros actos administrativos”; y buscarán que se incorpore el ítem Seguridad e Higiene en los haberes de los ayudantes de laboratorio del nivel secundario.

Por otra parte, los docentes rechazarán de plano el protocolo del Gobierno Nacional para el regreso a clases presenciales; y exigirán un impuesto a las grandes fortunas “vinculadas a la recaudación de mineras y petroleras”.




Comentarios