Estuvieron en la ciudad de Villa María en contacto estrecho con un familiar con Covid-19 positivo. Además compartieron un asado para celebrar el Día del Amigo cuando regresaron.


La tranquilidad en General Deheza, localidad ubicada a 184 kilómetros al sudeste de Córdoba capital, se vio perturbada a raíz de cuatro casos sospechosos de coronavirus.

Ante el hecho, el intendente Franco Morra tomó la decisión de hisopar a 67 personas puesto que dos de los cuatro casos sospechosos, estuvieron en la ciudad de Villa María y en contacto estrecho con un familiar que tiene Covid-19 positivo.

Según detalló el diario Puntal Villa María, las autoridades dispusieron un operativo cerrojo en el sector donde habitan estas personas, en un complejo de departamentos, y someter a hisopados a las personas que viven en dicho lugar, además de proceder a la desinfección de espacios internos, como así también de calles y veredas aledañas.

La situación se complicó aún más cuando se pudo saber que, los dos casos sospechosos viajaron a Villa María en un remise y cuando regresaron a General Deheza compartieron un asado para celebrar el Día del Amigo.

Ante esto, el intendente calificó de “irresponsables” la actitud de estos jóvenes que viajaron en el marco del aislamiento por la pandemia.

Morra dijo estar decepcionado, pues precisó que las autoridades municipales, sanitarias, bomberos y demás trabajadores están poniendo esfuerzo y exponiendo su salud para prevenir y ocurren este tipo de hechos “inexplicables” que ponen en riesgo a toda la población.

“No nos merecemos que nos mientan”, concluyó.

Hasta el momento, no se descarta llevar a la Justicia por posibles irresponsabilidad en el accionar. Además, este martes en General Deheza se actuó siguiendo un estricto protocolo que contempló el blindaje del complejo departamental donde conviven cuatro personas, cuatro hermanos, que son los que han tenido contacto estrecho.




Comentarios