Durante la mañana del domingo 20 encontraron sin vida a Jorgelina, la chica de 16 años miembro de la comunidad wichí. Su cuerpo fue hallado en el cementerio de la localidad El Sauzalito, provincia de Chaco. Familiares de la joven quemaron la casa del posible asesino.

En la comisaría de la región un hombre se presentó para informar que su hijo, Cristian Escobedo, de 24 años, le confesó el asesinato. Ni bien la familia de la adolescente se enteró, fue hasta el domicilio del ahora detenido y prendió fuego el lugar.

Cuando el hombre confirmó a las autoridades policiales que su hijo era autor del crimen, el fiscal Francisco Morales Bordón ordenó su detención.

Según informó Diario Norte, el martes 22 se prevé una conferencia de prensa por la mañana de parte del personal de Seguridad y del Ministerio Público Fiscal.

Además, el novio de la víctima, un muchacho de 14 años, -a pesar de ser inimputable por su edad- fue detenido tras un allanamiento en su casa durante el lunes 21, en donde se encontró ropa con sangre.