Esta semana, el río Paraná alcanzó menos de 0,40 metros en el medidor del Puerto de Barranqueras. En este contexto, localidades ribereñas del interior chaqueño se han visto afectadas al quedar inefectivas sus tomas de agua potable. En diálogo con Vía Resistencia, el presidente de la Administración Provincial del Agua (APA), Daniel Pegoraro, explicó la situación.

Según Pegoraro, ésta es la segunda bajante más pronunciada de la que se tiene registro. “Si vamos a los registros históricos de la red hídrica nacional, desde 1944 no estábamos en el nivel que estamos teniendo hoy. Es más, son muy semejantes la bajante actual. Estamos teniendo una bajante cuyos valores no se repitieron en 77 años”, señaló al respecto.

Pegoraro manifestó que la bajante del río “afecta notablemente a las tomas de agua, que es lo más importante. También todo el tema de navegabilidad y la fauna”. A esto añadió que “nos estamos reuniendo con SAMEEP y la Secretaría de Medio Ambiente para poder continuar con un plan de mitigación para garantizar la toma de agua desde el río”.

En cuanto a medidas para tratar el efecto de la bajante en las tomas de agua, el funcionario indicó que “ya el año pasado, junto a SAMEEP, se han bajado los niveles de las bombas para garantizar que con menor nivel del río se pueda tomar agua potable. Queda claro que debemos racionalizar mucho más el uso del agua”.

A largo plazo, el presidente de la APA consideró que para asegurar el suministro de agua es necesario, en primera instancia, “pensar en pasar esta situación”. “Cuando esté la toma del segundo acueducto directamente sobre el río Paraná, no sobre el riacho, esto se va a ver solucionado”, expresó.

Sobre cuánto más durará este escenario, el funcionario se refirió a estimaciones del Instituto Nacional del Agua (INA): “según los pronósticos, no deberíamos estar teniendo precipitaciones que puedan revertir la situación en los siguientes tres meses. Esto continuará hasta entrada la primavera por falta de lluvias en la cuenca del Paraná”.

Consciencia ciudadana

A su vez, el funcionario pidió a la ciudadanía que reduzca el consumo agua: “la población debe tomar consciencia de la situación de la bajante y cuidar el recurso. No abrir una canilla y usar agua para regar las plantas, lavar la vereda, lavar los autos, sino hacer un uso racional del agua”.

Efecto en centros urbanos

Pegoraro afirmó que “se está trabajando para mitigar” el efecto de la bajante en ciudades importantes de la provincia, pero insistió en que “dependemos mucho de la situación hídrica y también a nivel nacional del trabajo de cancillería con Paraguay y Brasil para poder planificar y gestionar métodos para mitigar la situación”.