El campo de meteoritos chaqueño tiene 4.000 años y entre 150 kilómetros de largo por 15 kilómetros de ancho.


El parque científico y educativo “Campo del Cielo” es una de las atracciones naturales del país que está ubicado en la localidad chaqueña de Gancedo, donde se puede apreciar una parte de la lluvia de meteoritos que ocurrió hace 4.000 años aproximadamente, este lugar único en el mundo compite para ser elegido una de las 7 Maravillas de Argentina.

A través de “Campo del Cielo” se puede descubrir a Chaco, donde su naturaleza muestra partes que llegaron del cielo después que un asteroide explotara en la atmósfera dejando fragmentos en un espacio estimado en 150 kilómetros de largo por 15 kilómetros de ancho, según diversas divulgaciones científicas.

La exposición actual de El Chaco en el parque “Campo del Cielo.

En este parque temático y museo a cielo abierto funciona un Centro de Interpretación donde se exhiben los meteoritos y se puede acceder a dispositivos interactivos que permiten a los visitantes de diversos lugares del mundo revivir el cataclismo cósmico.

Desde hace 14 años, durante el mes de septiembre, se celebra la Fiesta Nacional del Meteorito en Gancedo, el municipio que tiene en su jurisdicción las tierras donde estuvo enterrada parte de esa lluvia cósmica. En “Campo del Cielo” se encuentran los meteoritos “Chaco” y “Gancedo”, que están entre los más grandes del mundo, junto a otras 600 pequeñas piezas desenterradas en la provincia en un predio compartido con Santiago del Estero.

El cráter del meteorito “Chaco” fue descubierto en 1969 y la excavación fue dirigida hasta 1980 por William Cassidy, un astrónomo norteamericano que desde el año 1962 realizaba investigaciones en el lugar. Con la colaboración de la Fuerza Aérea Argentina se desenterró el meteorito que entonces se registró con un peso aproximado de 28.840 kilogramos, siendo el tercero de mayor masa que se conoce, luego del Gancedo y el Hoba de Namibia.

Por su parte, el Gancedo fue encontrado el 10 de septiembre de 2016 por un equipo de exploradores de la Asociación de Astronomía del Chaco en la cercanía de ese municipio del sudoeste chaqueño y tiene un peso aproximado a 30.800 kilogramos.

El gobierno provincial avanzó en la protección de los cuerpos celestes hallados y junto al municipio de Gancedo custodian este patrimonio cultural de la humanidad. A la zona es posible llegar tras transitar 335 kilómetros desde Resistencia, de este a oeste, por las rutas nacionales 16 y 89 para después por un camino de tierra hacer otros 12 kilómetros hasta llegar al parque provincial.

La existencia de “Campo del Cielo” y sus conocimientos no es nuevo porque ya desde el siglo XVI los conquistadores españoles intentaron develar el misterio de la existencia de mineral de hierro mediante numerosas expediciones que habrían regresados con muestras de su composición.

Según el historiador chaqueño Marcos Altamirano la más importante fue la del marino español Miguel Rubín de Celis, quien junto con el destacado matemático Pedro Cerviño y el coronel Francisco Gavino Arias encontraron en 1783 el “Mesón de Fierro”.  Altamirano destacó la importancia histórica y científica de Campo de Cielo, y el privilegio “que el Chaco comparte con Santiago del Estero de ser depositario de esta riqueza de alto valor científico y cultural”.

El Adolfo, otro de los meteoritos desenterrados en Gancedo.

.






Comentarios