El 1° de noviembre abrieron las inscripciones para la temporada de pileta en el nuevo natatorio municipal de Comodoro Rivadavia, pero el reglamento generó polémica: prohíben el uso de mallas blancas a las mujeres.

//Mirá también: Polémica en un colegio que solo reconoce a sus alumnos “de acuerdo con su sexo al nacer”

A pesar de que unas 600 personas se quisieron anotar en el primer día de inscripción, esto no fue lo que llamó la atención sino una aclaración en el “código de vestimenta” en el que señalan que las mujeres no pueden ir con mallas blancas.

En las redes sociales se viralizó el programa que detalla horarios, precios y los elementos que se necesitan para utilizar la pileta. Entre estos últimos está el clásico gorro, ojotas, toallón y jabón; hasta ahí todo normal, pero lo que llamó la atención fue la aclaración sobre el traje de baño de mujeres.

Natatorio de Comodoro Rivadavia en la mira por el reglamento.

Los hombres tienen permitido el ingreso con short de lycra, mientras que las damas pueden asistir con mallas enterizas o bikinis deportivas, pero lo que generó repudio fue la aclaración de que no sea blanca. “Desde que se oficializaron los colores de la diversidad, han dejado de separarnos”, remarcó la directora de Mujeres y Género de Chubut, Elva Willhuber.

Martín Gurisich, director de Deportes de la Municipalidad detalló a ADNSur que esta aclaración es por una “cuestión técnica” y no por algo en torno al género. Señaló que es una regla habitual ya que este color de prendas suele transparentar. “Cuando la malla se moja genera transparencia y para resguardar ciertas cuestiones, generalmente esto se prohíbe”, indicó.

//Mirá también: Pidió ir al colegio en pantalón corto por el calor, no lo dejaron y fue en pollera

Lo que nos une es el respeto y que no haya más control social sobre los cuerpos en base a la vestimenta. Pienso que es muy bueno que estas cosas se discutan. Son cosas que tenemos que ir dejando de lado. No quiero y nadie quiere que los colores nos separen”, señaló Willhuber.

Al mismo tiempo le respondió a Gurisich y su justificación: “Si es porque el color blanco genera transparencia sobre los cuerpos, lo que se tiene que trabajar es la aceptación y cómo deconstruir lo que es el cuerpo desde los mandatos patriarcales. Hay que revisar esa medida”.