La educación en el turno noche debió recortar la presencialidad desde las 20.30, debido a las restricciones de circulación después de las 21. La situación tiene alcance a todos los niveles educativos.

Desde las 0 del pasado viernes, rige en la Provincia de Santa Fe una imposibilidad de circular a partir de las 21. La medida se tomó para intentar bajar los niveles de contagio en el territorio santafesino. La medida rige hasta el domingo 2 de mayo inclusive y todo hace suponer que será prorrogada.

Desde el comienzo de la medida, las autoridades insistieron en que tanto docentes como alumnos podrían circular utilizando la aplicación CUID.AR. Sin embargo, grande fue la sorpresa cuando notaron que ni docentes ni alumnos figuraban como “esenciales”. Algunas consultas realizadas de forma administrativa, indicaron que tampoco serviría una constancia como alumno o como docente generada por la propia escuela, sino que debería contar con el sello provincia.

Es por ello que decidieron recortar aún más el horario de clases, que ya estaba disminuida por la situación de pandemia, al igual que el resto de las escuelas. En algunas instituciones, lo que se definió fue que se impartan las clases una parte de forma presencial -hasta donde está permitido- y la otra de forma virtual, para que la pérdida no sea tan grande. Hay versiones que indican que, algunos, no pudieron continuar porque iniciaban a partir de las 19 y no tenía sentido movilizar a las personas por una hora y media.

De hecho, este tema formó parte de la discusión entre los gremios docentes y el gobierno provincial, concretado el pasado miércoles. En el parte de prensa oficial se indicó que “se aprobó la entrega de certificados para aquellos estudiantes, docentes y asistentes escolares que deban desplazarse en el horario de restricción de circulación para asistir o retirarse de instituciones educativas vespertinas”.

De esta forma, se estima que, en las próximas horas y ante la renovación de las restricciones -que se estima que se comunicarán en las próximas horas- podrían darse estos permisos. En el caso de que no sea así, se verían recortados los derechos a la educación de una parte de la población.