El Concejo Municipal de Rafaela recibió en la mañana de este martes a Carlos Casinerio y a Hernán Gunzinger, concesionario y gerente de la Nueva Terminal de Ómnibus para dialogar sobre la actualidad del edificio público, cedido al privado, por 30 años, en 2008. El pedido fue para que el Municipio colabore con el mantenimiento del la NTO, debido a que -como consecuencia de la pandemia- el negocio se ha modificado completamente.

Durante el encuentro hubo reclamos por parte de los concejales respecto al estado en que se encuentra el lugar. Hace algún tiempo se habían hecho pedidos desde el Concejo Municipal para que se arreglen partes del pavimento, la sala de espera y el techo, que se encuentra con palomas. Si bien el privado admitió -en parte- algunas de las críticas, solicitaron que se aceleren las gestiones para tener gas natural y que se pueda incluir a la NTO en un plan nacional que ha elaborado el Ministerio de Transporte de la Nación, para modernizar el lugar.

// Mirá también Proteccionistas piden sacar las redes del techo de la terminal y un “espantapájaros” del centro

El 9 de mayo de 2009, la Nueva Terminal de Ómnibus comenzó a funcionar. La obra se había iniciado en 2002 y, como consecuencia de la crisis -y de mucho debate político, porque se insistía en que “la terminal queda lejos y la pista está en la ciudad-, quedó abandonada. Lo cierto es que con la tercera gestión como intendente del actual gobernador Omar Perotti, pudo terminar gracias a un sistema de iniciativa privada. El Grupo Casino propuso terminar la obra y administrar la Terminal por 30 años (pasado ese tiempo, vuelve a manos del Municipio), a cambio de la cesión de un terreno lindante, para poner un hipermercado Libertad y un centro comercial.

Entre sus características se encuentran 22 boleterías, 20 dársenas para colectivos y 12 para ómnibus especiales, playa de estacionamiento con capacidad para 90 vehículos, 7 colectivos y 10 traffics, sector destinado a la carga y descarga de equipaje, al aprovisionamiento de combustibles, limpieza y mantenimiento de baños químicos de las unidades de transportes.

Se preveía que recibiera unos 150 coches diariamente, tanto de media como de larga distancia. Esto eran unos 5.000 pasajeros.

Pero, con la pandemia, todo cambió. Hoy funcionan 12 empresas. Antes había 15 o 16 empresas. Eso fue lo que explicaron Gunzinger y Casinerio. “Hoy necesitamos un acompañamiento. Fue una pandemia que afectó al rubro que tenemos considerablemente. Vinimos a exponer la realidad, mostrar la foto de lo que es la terminal hoy y los impedimentos que tenemos”, dijo Gunzinger a la prensa.

Desde marzo hasta septiembre del 2020 solo funcionaba el 5% y la concesión se vale del cobro de las dársenas de colectivos, que estuvo restringido casi totalmente, los alquileres de los locales comerciales (que, como no tenían pasajeros, no tenían clientes) y de las empresas de transporte que están en una situación delicadísima. Todos en su momento obtuvieron un subsidio. Nosotros, como concesión, tuvimos poco acompañamiento”, agregó.

Hernán Gunzinger, gerente de la Nueva Terminal de ómnibus de Rafaela

El edificio es municipal. No necesitamos el acompañamiento con las deudas que contrajimos durante la pandemia, sino tratar de lograr que el mantenimiento sea a través de la Municipalidad y el concesionario. Hoy necesitamos ese acompañamiento sí o sí”, completó y cerró diciendo: “Hoy la terminal es una de las ventanas de entradas de Rafaela. Hay gente que pasa 15 minutos por la ciudad y esa es la imagen que se lleva. Necesitamos maquillarla y que se lleven una buena imagen. Hoy , con los ingresos que tenemos, se nos hace imposible. Necesitamos que Rafaela esté linda para la gente que viene y que se va”.

Casinerio, por su parte, fue quien admitió las críticas del Concejo y planteó los reclamos para tener gas natural y ser incluidos en el plan de modernización de terminales. “Se tiene que modificar algunas cosas que se votaron hace 11 años. Pero nadie esperaba que apareciera una pandemia, que frenara la actividad completamente. Nosotros colaboramos durante la pandemia: cedimos espacio, se transformó en vacunatorio...”, señaló.

La variante, otro problema

Gunzinger dijo que “queremos anticiparnos. Porque se viene la variante y la terminal otra vez queda fuera del sector por donde pasan los colectivos. Por eso, queremos saber cómo se va a refuncionalizar el ingreso y egreso de colectivos”.

¿Será la pavimentación de Avenida Ernesto Salva, hasta la Variante, una de las posibles soluciones?