El proyecto definitivo para la Rehabilitación y Puesta en Valor de los ex Grandes Almacenes Ripamonti, que fue presentado en la Escuela de Música el pasado 20 de diciembre, tiene que estar listo en 90 días.

Así se definió en un encuentro virtual que desarrolló el el secretario de Desarrollo Urbano y Metropolitano, Arq. Diego Martino, junto con el equipo ganador del concurso de ideas, conformado por Carlos Di Nápoli y Martín Gonzales, de Santa Fe, con la colaboración de Bernardo Luna, Sofía García, Lucía Bello y Julia De Boeck.

“Realizamos un zoom con el equipo ganador para fijar las bases y comenzar a avanzar sobre el proyecto. Se le plantearon una serie de inquietudes por parte del municipio, y también por parte del jurado. Había algunos puntos que entendíamos que necesitaban un poco más de desarrollo. A partir de esta charla se comenzó a diagramar el proyecto definitivo que tiene un plazo de 90 días para ser profundizado según lo previsto en las bases del concurso”, señaló Martino.

La esencia del proyecto

En la esencia del proyecto se respetó y valoró el espíritu que proponían las bases, y en lo que es la generalidad del proyecto, cumplía con todas las expectativas planteadas.

El proyecto ganador respeta no solo lo que ha quedado en pie, es decir que se va a mantener y potenciar lo máximo posible lo existente, como la fachada sobre calle 9 de Julio y Belgrano, sino que además busca recomponer el espíritu de lo que fueron los almacenes. Por ello, se genera un patio central alrededor del cual se proyecta toda la parte comercial, gastronómica, de informes turísticos y universitarios. En planta baja habrá un espacio SUM que se corona en uno de los lados con una gran escalinata que deriva a una biblioteca que estará en el primer piso, la cual además hará las veces de gradas para este espacio central, lugar pensado para eventos, disertaciones, encuentros, muestras.

El primer piso está apuntado a desarrollar todo lo que son las actividades regionales con una mirada puesta en la sustentabilidad. Habrá aulas y talleres orientados al bienestar físico, lugares con conectividad.

En el último piso se desarrolla una serie de terrazas donde tendrán lugar los espacios administrativos. Al margen de eso, la idea es que la gente pueda acceder a esas terrazas y tener una vista franca, una vista diferente de la plaza a la altura de las copas de las tipas.

Todo está pensado en el proceso pos pandemia con espacios bien ventilados y con muy buena accesibilidad a través de ascensores.

¿Qué sucederá con los famosos túneles?

El secretario de Desarrollo Urbano manifestó que “los túneles están muy deteriorados y son muy pocos los espacios que quedaron, pero la idea que propuso el proyecto ganador es mantener alguna porción que se pueda sostener. Y se planteó colocar en el espacio central, un gran vidrio donde transitándolo desde arriba, pueda verse una parte de esos túneles”.

La colaboración del Gobierno provincial

“Es un proyecto grande, importante y por supuesto costoso. Por eso, fue fundamental el apoyo del Gobierno provincial para acercarnos los fondos necesarios para, primero expropiar el lugar, y luego, una vez definido el proyecto final, tener certeza de los números necesarios”, finalizó Diego Martino.