Las elecciones siempre dejan algún hecho curioso. En las urnas se encuentran sobre con las más diversas cosas, gente que va disfrazadas, o ejemplos de personas mayores que siguen ejerciendo su derecho cívico, pese a su avanzada edad. Y, en otras ocasiones, hay situaciones un poco más complicadas. Tal fue el caso de Carla Boidi, la candidata del PDP que se impuso este domingo en la interna del Frente Progresista Cívico y Social.

En diálogo con FM Galena, contó un curioso episodio que vivió una vez terminado el sufragio y cuando ya había comenzado el escrutinio, en donde intervino hasta la policía.

“Siempre fui presidenta de mesa. Pero, como era candidata, no podía hacerlo. Entonces, como se necesita un grupo de personas para la fiscalización, me ofrecí para poder ejercer esa función” contó. Vale destacar que casi todos los candidatos son fiscales en alguna escuela.

“Siempre es un momento en donde uno se siente acompañado, porque más allá de las diferencias partidarias, nos vamos ayudando. Pero, también están los otros tipos de fiscales. Uno de ellos le dijo a la policía que una precandidata no podía ser fiscal. Entonces, el oficial me vino a decir que no podía continuar con la actividad. No me detuvo, pero me tuve que quedar sentadita. Habló la autoridad con la directora y esta le dijo que sí puede ser fiscal, pero no puede ser presidente ni vocal en la mesa”, contó.

“Notificado de que sí podía seguir, pude seguir fiscalizando”, relató.