Personal de la Dirección de Protección Vial y Comunitaria de la Municipalidad de Rafaela, en conjunto con la agencia local de la ASSAL, intervenieron en la clausura preventiva de un local comercial dedicado a la venta de productos panificados por no contar con la habilitación correspondiente.

La mencionada intervención se produjo en comercio de calle Dentesano, a partir de una resolución del Juez de Faltas municipal, Rubén Pavetti, quien estableció la medida con carácter de precautoria hasta tanto su propietario regularice la situación.

Además, entre las consideraciones, se estableció que el funcionamiento del comercio sin la habilitación pertinente representa un riesgo para la salud de la población por tratarse de alimentos.