Durante la madrugada del domingo, personal de la Unidad Regional V, Protección Vial y Comunitaria y Guardia Urbana, se acercaron a dos domicilios donde se estaban llevando a cabo eventos no autorizados en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia. Los agentes llegaron hasta el lugar por intermedio de denuncias realizadas por los vecinos en lo que indicaban aglomeración de personas y música en alto volumen.

Los hechos ocurrieron en avenida Antonio Podio al 1.000 y en calle Fader al 700. En ambas viviendas no atendieron a los uniformados y apagaron las luces. Por lo cual las actas municipales por infracción fueron labradas para los propietarios, según su denominación catastral.

Por otro lado, los agentes de la Policía y personal municipal actuaron en un mercado ubicado en calle Rosario al 600, en cercanías al Hospital Dr. Jaime Ferré. El mismo, al tratarse de un polirubro, tiene permitido desde las 22 hasta las 2:00 horas vender productos alimenticios elaborados y luego cerrar sus puertas. Sin embargo ese tiempo fue aprovechado para desarrollar su actividad de manera normal sin restringirse a las medidas dispuestas por el Decreto que tomó vigencia el día viernes 18 de septiembre del 2020. Las actuaciones están en el Juzgado de Faltas Nº 3, donde se aplicarán las sanciones en el marco de las ordenanzas vigentes.