Este domingo, desde las 20, se concretó la marcha por el día de la mujer partiendo desde la Plaza 25 de Mayo. Pero también hubo otras actividades que convocaron no solo a ellas, sino al resto de los rafaelinos, a partir de las 17.30. Algunos estimaron que cerca de mil personas participaron de esta actividad. 

Organizado por distintas entidades de mujeres y disidencias a través de una asamblea, se concretó bajo la consigna "Trabajadorxs Somos Todxs".

Marcha por el día de la mujer en Rafaela

Desde la organización invitaron e impulsaron como impronta "el juntarnos, encontrarnos, reflexionar y marchar, sin distinciones por adhesión a un color de pañuelo o identidad de género, en comunidad, para reivindicar la lucha de aquellas mujeres americanas que fueron asesinadas el 8 de marzo de 1908 mientras reclamaban sus derechos. Hay que visibilizar nuestras luchas, nuestros sueños y también la tragedia de la violencia que no cesa hacia las mujeres y disidencias. Siempre en la calle, siempre con alegría".

Desde las 17:30 y hasta las 19:30 se realizaron talleres de encuentro y reflexión: Mujeres, disidencias y trabajo; Mujeres, disidencias y educación; Mujeres, disidencias y salud; Mujeres, disidencias, familia y crianza; Mujeres, disidencias, comunicación y fútbol femenino.

Un importante número de personas se sumó a la movilización.

A las 20 se inició la marcha y lectura de documento, que se realizó con las conclusiones de cada taller.

Luego se habilitó una feria popular. En el tramo final, el festival artístico contó con la presencia de Guille Scalenghe y Sofi López (música), Bailarinas del Barrio Mora (danza), Celina Astudillo (música) y Lic. Florencia Soccetti (teatro). La jornada culminará con un baile colectivo de la mano de Dj CBorlly.

A continuación, transcribimos el documento elaborado:

El 8 de marzo de 1908, 129 mujeres murieron en un incendio en la fábrica Cotton, de Nueva York,luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo.Los reclamos fueron la reducción de jornada laboral de 16 a 10 horas, un salario igual al que percibían los hombres por hacer las mismas tareas y las malas condiciones de trabajo.El dueño de la fábrica prendió fuego el edificio y las mujeres murieron.

El 8 M tiene su origen en la lucha de las mujeres por el reconocimiento de sus derechos y viene de un hecho profundamente lamentable, como otros crímenes de odio con los cuales el capitalismo y el patriarcado quieren aterrorizar nuestras desobediencias.

No hay dudas en que esto se trata de resistencia, de poner el cuerpo, de estar cerca, sostenernos y avanzar.

El feminismo como ningún otro movimiento ha comprometido tanto la dimensión subjetiva del ser humano. Los encuentros se convierten en espacios de inteligencia colectiva y de un feminismo transversal y popular.

No solo estamos rompiendo un techo, además estamos construyendo una casa contra todas las formas de violencia y desigualdad.

Nuestro movimiento no tiene dueñe: es de les trabajadores, acupades y desocupades, lesbianas, bi, trans, travas, no binaries, intersex, putas, personas en situación de prostitución, gordes, negres, personas con diversidad funcional, mujeres privadas de su libertad, migrantes, jubilades, piqueteres y de la economía popular.

Juntes encabezamos de forma autoconvocada al Paro Internacional de Mujeres, con reclamos- entre otros, contra los femicidios, la brecha salarial, el acoso y en pos- entre otros, de la igualdad, la libertad, derechos laborales, profesionales y personales.

El 8 de marzo no festejamos, el 8 de marzo agradecemos a quienes han obrado antes que nosotras. Honramos su trabajo y sus pérdidas. No olvidamos las perdidas y los sacrificios.

Deseamos que cada une reflexione sobre la conciencia de su existencia y la responsabilidad de sus acciones. Sobre lo positivo de construir redes, puentes y espacios para debatir y crecer. Invitamos a pensar en el otre y la valentía de comunicarnos sinceramente. Todes tenemos deseos, necesidades y carencias y nos preocupan las mismas cosas.

Que sea que nos encontremos en los espacios; para trabajarlos y darles vida, es ahí donde las cosas pasan, tenemos que hacer que las cosas sucedan.

Hoy decimos que nuestros derechos son vulnerados por: • El desempleo.

• El maltrato en los centros de salud.

• El no respeto a la ley de parto.

• Falta de tiempo adecuado para amamantar a nuestros hijes mientras trabajamos.

• Por la mirada juzgadora que nos señala por desear, por la manera de ser madres, por si decidimos no serlo.

• La visión romántica del amor, la división genérica de las tareas de cuidados, domésticas y crianza.

• Los acosos callejeros, laborales e institucionales.

• La falta de miradas diversas sobre todos los aspectos de la vida.

• Falta de respeto, de empatía e inclusión a cualquier disidencia.

• La brecha salarial.

• El aborto clandestino.

• La esterotipacion y mercantilización de los cuerpos.

• Por no parar cuando decimos no y basta.

• Por no creernos cuando denunciamos.

Hoy paramos para exigirnos y proponernos: • Licencia por paternidad.

• Guarderías en los lugares de trabajo.

• Protocolos de acción en violencia de género institucional.

• Aplicación de la ley Micaela.

• Que el trabajo doméstico sea remunerado.

• Sistemas de salud con perspectiva de género integral y centrado en la persona.

• Aborto seguro, legal y gratuito.

• ESI en los colegios.

• Acceso al empleo sin importar el género.

• La profesionalización del futbol femenino.

• La femenización de la práctica y de las coberturas periodísticas.

• Espacios de encuentro donde intercambiar información concreta, real y no basada en el miedo.

Acá no están todas las denuncias, acá no están todas las propuestas. Pero acá estamos nosotras resistiendo, acompañando y sosteniendo un movimiento feminista rafaelino que queremos sea la razón para dejar de lado las diferencias y encontrarnos para conquistar nuestros derechos.