Durante el fin de semana largo, personal municipal de las áreas de Tránsito, Contralor y Protección Ciudadana y Policía Comunal, realizó diferentes controles nocturnos en distintos lugares de la ciudad.

Ante el aumento de los casos de COVID y con el objetivo de dar continuidad a las actividades económicas, el Municipio verificó el cumplimiento de las disposiciones vigentes en el contexto de pandemia.

Personal de la Dirección de Protección Ciudadana y Medioambiente, conjuntamente con el Área de Contralor Impositivo, verificaron el cumplimiento de las disposiciones de los protocolos, la concurrencia a locales gastronómicos, pubs y cervecerías y ruidos molestos durante la noche.

A raíz de los controles se infraccionó un local gastronómico y confitería por “ruidos molestos” y se inspeccionaron otros 10 comercios gastronómicos.

Este trabajo se complementó con el que realizaron los Inspectores de Tránsito en diversos operativos en distintas calles de la ciudad, donde se requirió documentación, controles de exceso de velocidad, etc.