La policía de Misiones, durante un allanamiento en la vivienda en el barrio Itaembé Guazú de Claudia Benítez, la taxista asesinada en Posadas, encontró rastros de sangre en una de las zapatillas de su esposo, Juan Andrés R., principal sospechoso, el cual se encuentra detenido. Analizan si la sangre es efectivamente de la víctima fatal.

El elemento se encuentra en manos de los investigadores con la idea de cotejar si la sangre pertenece a la víctima fatal, cuyo cadáver fue encontrado en un pozo de siete metros de profundidad, en una vivienda abandonada, en inmediaciones del Parque Industrial de Posadas.

Encontraron restos de sangre en una zapatilla del marido de la taxista asesinada en Posadas. Foto: policía

Alejandro Jabornicky, abogado defensor del único detenido que tiene la causa, reconoció que los investigadores cuentan con ese elemento que podría resultar una prueba en caso de que se compruebe que la sangre pertenece a Benítez y justificó la presencia del material, teniendo en cuenta la profesión del acusado.

“Tenemos en el día de ayer (miércoles) el secuestro de una zapatilla que tiene sangre, van a hacer los cotejos y los análisis correspondientes, teniendo presente que él, aparte de ser una persona que se dedica a la venta de insumos farmacéuticos en una farmacia muy conocida de la ciudad, también es enfermero y ha colocado inyecciones en reiteradas oportunidades.”, señaló el abogado durante una entrevista radial.

El abogado afirmó que el acusado se encuentra bajo custodia policial e incomunicado, y aseguró que tiene una coartada para el momento en que Benítez desapareció. En ese sentido, aguardan que pueda ejercer su derecho a declarar ante el juez de Instrucción 7, Miguel Mattos.

“En principio el día del hecho, el martes 19 de mayo, se encontraba en su domicilio con sus hijos y así fue en el transcurso de todo ese día hasta que a media mañana se presenta la familia y se presenta el juez y le informan que habían encontrado el vehículo incendiado y él quedó sujeto a demora”, aseguró.

Para el abogado, su defendido tiene muy buenas referencias incluso de la familia de la víctima, a pesar de que en el pasado, la pareja tuvo una crisis que derivó en episodios de violencia.

“Lo que tuvieron en algún momento fue una situación de violencia, de maltrato propio de las parejas, de menor nivel, hace algunos años tuvieron expedientes que la policía claramente consideró que era propio de herencia familiar y ahí se decretaron las restricciones de acercamiento y demás”, apuntó y sostuvo que la pareja hizo terapia y un trabajo familiar que les permitió estabilizar la relación.

Además, el letrado se refirió a las capturas de pantalla que circularon por redes sociales en los últimos días, donde una amiga de la víctima expuso las conversaciones que mantenían, donde Benítez mencionaba lo que vivía la pareja.

“Los diálogos o la comunicación electrónica han llegado por amigas de la señora y esos comentarios o videos que andan publicándose. Han aportado sobre el expediente pero más me gustaría tener alguna testimonial o escucharla a la amiga. No lo vemos vinculante ni un cargo importante para mantenerlo detenido”, advirtió.