Parece un buen, pero no lo es. El turista daña al mono caí o a un coatí al darle una bebida cola o una galletita.


Los monos caí o capuchinos y los coatíes son las principales víctimas de una costumbre de los turistas que visitan las Cataratas del Iguazú. Los coatíes contraen diabetes y los monos se tornan más agresivos e invaden patios de comidas o roban carteras, porque se han acostumbrado a que los visitantes les den galletitas, golosinas y hasta gaseosas.

Mala costumbre de turistas dando papitas fritas o golosinas a los monos caí de Cataratas. (WEB)

La imagen de una turista dando de beber una bebida cola a un mono caí parece una dulce postal. No lo es. Actitudes como esta, incrementada desde el 2000 en que el número de visitas trepó hasta llegar a un 1,5 millones de personas anuales, gravita sobre la supervivencia de estos y otros animales.

La fotografía se viralizó por whatsapp y en las redes sociales se ve a una turista dando de beber gaseosa a un mono, en el Parque Nacional del Iguazú. Lo hizo pese a que abunda la cartelería con la prohibición de alimentar a la fauna autóctona.

Mono coatí o capuchino de la selva misionera. (WEB)

Lo que no sabe el turista común es cuánto daño le están haciendo al animal alimentado con “comida humana”, desde sandwiches a galletitas, pasando por caramelos y otras golosinas. En el caso de los coatíes se ha comprobado que contrajeron diabetes, la caída del pelo y su muerte prematura.

Un estudio del CONICET, llamado Proyecto Coatí, indica cuánto incide en el comportamiento de los monos esta interacción con los humanos. La doctora Celia Baldovino, investigadora del IBS, agrega que “los coatíes y los monos pueden ocasionar graves lesiones a las personas que entran en contacto con ellos de manera diaria en el parque”.

El dulce coatí puede volverse peligroso y atacar. La comida no natural afecta su conducta. (WEB)

“Si bien aún no se han registrado mordeduras de monos, sabemos que, si ocurrieran, serían más graves que las de los coatíes”, explico la investigadora Baldovino, también investigadora del CONICET. Y esta agresividad aumenta con la ingesta de comida del mundo “civilizado”.

Los monos caí o capuchinos (cuyo nombre científico es Sapajus nigritus) son primates diurnos de tamaño pequeño, con una dieta omnívora basada predominantemente en frutos silvestres e insectos. Viven en grupos de 7 a 45 individuos integrados por machos y hembras de diversas edades.

Si no se educa al turista, corre peligro parte de la fauna del Parque Nacional Iguazú creado en 1934 durante el gobierno de Hipólito Yrigoyen y designado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984. Además, las Cataratas del Iguazú son una de las nuevas Maravillas del Mundo, junto a toda su fauna, claro.






Comentarios