Con el Puente Posadas-Encarnación cerrado desde agosto y otros pasos fronterizos también cerrados, se vio favorecido el comercio local, estiman en la provincia.


El cierre de fronteras externas en Misiones durante junio, en medio de las medidas de aislamiento por el avance del coronavirus, evitó que cerca de 6 mil millones de pesos se volcaran en comercios de países vecinos, según un informe elaborado por una consultora privada a pedido del Ministerio de Hacienda provincial.

El ministro de Hacienda, Adolfo Safrán, estimó que “la fuga hubiera sido de 5.600 millones de pesos”, en base al nivel de recuperación de las ventas en el mercado local, a valores de junio.

Safrán explicó en declaraciones a radio Libertad de Posadas que “la frontera cerrada evidenció la necesidad de cuidar el comercio misionero, el comercio de frontera que hoy recupera sus ventas porque tenemos la ventaja de tener las fronteras cerradas”.

El ministro misionero dijo que presentará al presidente Alberto Fernández y al ministro de Desarrollo Productivo de Nación, Matías Kulfas, este estudio que refleja cómo perjudica a los comercios locales y a la provincia la fuga de capitales hacia Brasil o Paraguay.

Safrán sostuvo que estos números muestran la necesidad de que exista un tratamiento impositivo diferencial para la provincia. “El planteo está hecho para Misiones y la particularidad geográfica y las fronteras de Misiones amerita que tenga este régimen especial”, argumentó.




Comentarios