Aunque el crimen no tuvo hasta ahora connotación política, tuvo repercusión provincial y nacional el asesinado de este militante de Nuevo Encuentro, Nicolás López, quien mantenía un almacén para pagar sus estudios.


El asesinato ocurrido este fin de semana en el norte misionero, del que fue víctima el militante de Nuevo Encuentro, Nicolás López, fue al parecer producto de un hecho policial pero causó fuerte reacción en la agrupación que conduce Leonardo Sabbatella.

Nicolás, de 23 años, era un estudiante universitario que debió acudir a otra fuente financiera para seguir su carrera y fue asesinado frente al negocio que había montado en Puerto Libertad, al norte de la Provincia de Misiones.

El ataque se produjo luego de negarse a vender bebidas alcohólicas a dos hombres que reaccionaron violentamente y segaron su vida a cuchilladas.

Desde Nuevo Encuentro Misiones, el presidente nacional partidario, Martín Sabbatella, y la presidenta provincial, María Itumelio “Mariquita” Torres se solidarizan con la familia de Nicolás.

“Los abrazamos en su dolor, al tiempo que reivindicamos al joven de 23 años como un militante comprometido con su tiempo, profundamente solidario y decidido a culminar sus estudios que debió abandonar por razones económicas que trataba de superar desde el pequeño comercio que acababa de inaugurar junto a su amigo Miguel, también agredido y que pelea aún por su vida”, señaló en un comunicado.

“A Nicolás López lo mató el sistema”, afirmó Inocencio Martínez, vicepresidente de Nuevo Encuentro Misiones y referente del joven que fue su alumno hasta el año pasado en el Instituto Saavedra, con sede en la vecina Colonia Wanda.

Allí López cursó los dos primeros años de la carrera de Economía hasta que ya no pudo seguir costeándose los estudios en la única institución de nivel terciario de la Zona Norte provincial que le brindaba la oportunidad de seguir su vocación. La suspensión de los planes Progresar para los alumnos del sector privado lo había dejado sin chances de seguir por ese camino de sus aprendizajes.

“Alumno destacado, pensante, crítico, con muchas ganas de aprender”, lo recordó Martínez. “Nadie podía enojarse con Nico: buen compañero, amable, sonriente”, su pérdida genera “mucha tristeza, bronca e indignación en todo el pueblo”, lamentó su profesor y referente en la militancia en Nuevo Encuentro, donde el joven ya se había convertido “en un faro como representante de la juventud”.




Comentarios