La nena de 15 años ratificó los hechos de los que fue víctima en los baños del Balneario de Candelaria, cerca de Posadas, en la mañana de Año Nuevo pasado.


La menor de 15 años violada en manada por un grupo de individuos en la mañana de Año Nuevo, ratificó en Cámara Gesell la denuncia que había sido realizada por su madre. 

Primero fueron tres los detenidos, el cuarto fue aprehendido por la Policía, y el quinto se entregó. Uno de ellos hasta tuvo el descaro de pedir a la madre de la menor abusada que no lo denunciara porque estaba por ingresar a “una fuerza de seguridad” y saldría perjudicado.

Todos están acusados de haber sido partícipes de una violación que sufrió una menor de quince años el 1º de enero, en un baño público de la playa Sarandí de Candelaria.

Este jueves la víctima fue llevada a la pericia de Cámara Gesell y relató a los profesionales el ataque sexual que sufrió en ese lugar.

Terminadas las pericias, entre ellas la determinación del ADN y los cruces telefónicos de los cinco sospechosos, estos volverán a ser trasladados a la sede del Juzgado de Instrucción N° 2, a cargo del magistrado Juan Manuel Monte, para una ampliación de indagatoria.

En principio todos son investigados por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas”.

La Policía tomó el caso por la denuncia de la madre de la víctima, de 45 años, ante la Comisaría de la Mujer de Fátima.

Según la investigación, la adolescente fue llamada al baño del balneario por un joven que era su conocido -“noviecito” según la madre- par charlar. Pero luego se retiró y una patota la encerró y violó en los baños. Se investiga si actuó como entregador.




Comentarios