En septiembre comienzan las obras de colocación de nuevas turbinas del brazo Aña Cuá que sumarán un 10 % a la potencia de la hidroeléctrica.


En septiembre comienzan las obras de turbinado de la represa de Aña Cuá, el vertedero de un brazo del Paraná, que le agregará un 10 % a la energía que produce hoy la represa de Yacyretá.

Martín Goerling en la apertura de sobres para la construcción de Aña Cuá que sumará energía a Yacyretá. (CIMECO)

El director ejecutivo de la EBY por Argentina, Martín Goerling, destacó que en el proceso de licitación de la central de Aña Cua se logró un ahorro de 40% respecto a los precios de referencia.

Indicó que hay dos fechas tentativas, 16 y 26 de julio, para la inauguración oficial del paso fronterizo sobre la represa que conectará a Ituzaingó con su vecina Ayolas, con la presencia de los presidentes de Argentina y Paraguay.

Goerling destacó que la provincia recibirá regalías anuales de Yacyretá que alcanzarían los 2.000 millones de pesos por año y atribuyó ese logro a la “visión federalista” de Mauricio Macri. También destacó las gestiones conjuntas de los políticos misioneros de Cambiemos y de la Renovación.

Yacyretá, represa situada entre las ciudades de Ituzaingó (Argentina) y Ayolas (Paraguay), que en julio de este año se convertirá en un nuevo paso fronterizo para transporte liviano. (CIMECO)

El brazo Aña Cuá, desde hace décadas represado, cuenta con los vertederos, pero no genera energía porque nunca se le instalaron las turbinas. “Estamos prontos a adjudicar y comenzar la obra. Logramos un ahorro de 40% respecto a los precios de referencia”, señaló Goerling a MisionesOnline.

Las obras estarían listas en cuatro años a partir de septiembre con la ventaja de no generar mayor impacto ambiental y no inundar ninguna parte de suelo paraguayo ni argentino.

“El tratado de Yacyretá en su constitución dice que cuando la represa empieza a producir y a vender energía, el 12% de lo que le corresponde a Argentina va en partes iguales para Misiones y Corrientes“, explicó el director ejecutivo.

Como el pago se hacía en pesos, las distorsiones jugaron en contra de la provincia, agregándose en 2005 el congelamiento tarifario dispuesto por el presidente Néstor Kirchner.

Goerling elogió la decisión del presidente Macri quien dispuso el pago “en especie, en este caso en energía”. 






Comentarios