El mandatario destacó al "misionerismo" como un principio político que no llega a ser una ideología pero otorga autonomía a Misiones.


El misionerismo como un concepto político, pero también con raigambre histórica, filosófica y social fue planteado por el gobernador Hugo Passalacqua como el motor principal del momento actual de Misiones.

El “misionerismo” desató a Misiones de capitanejos políticos regionales y de gerentes nacionales de la política. “Va a haber una reafirmación muy potente del misionerismo, un trayecto coherente, muy propio, nuestro, soberano, donde 1.300.000 misioneros somos dueños de nuestro destino“, señaló el mandatario. 

“Tenemos una doctrina, la más corta del mundo en su definición con una palabra: el misionerismo. No llega a ser una ideología, nos traspasó incluso a la Renovación e hasta otros espacios políticos hablan de ella“, dijo. El gobernador, quien encabeza la lista de diputados provinciales para el próximo domingo.

Passalacqua fustigó el centralismo porteño y afirmó: “Las provincias valemos, inventamos el Estado nacional, y (este) parece una especia de patronal”. Mencionó como pruebas de ese ese sistema, al esquema vial, ferroviario, tributario, financiero, “siempre al puerto”.

Passalacqua deja el ejecutivo porque no puede ser reelecto y cuando le preguntan cuál es el principal orgullo de su gestión responde: “el pueblo misionero”, en un reportaje con MisionesOnlineTV. El domingo irá como candidato a diputado provincial.

El mandatario destacó el clima de calma “sin las crispaciones ni las minigrietas del pasado” que caracterizaron anteriores elecciones. Misiones llega a este 2019 después de bajar una deuda equivalente a dos presupuestos, a un módico 7 % actual.

Para mantener el “misionerismoo” invitó a votar a los hombres de la Renovación, Oscar Herrera Ahuad y Carlos Arce. La opción “misionerista” lo exime a Passalacqua del enganche provincial a trenes políticos nacionales. No figura en su discurso ni en sus reflexiones.

Mencionó la reciente inauguración de la red Capricornio desde San Pablo a Chile, dando conexión digital a 5 países y provincia del norte argentino. En 15.000 kilómetros de fibra óptica que entran a la Argentina por Irigoyen. 

 “Existe un hermoso disconformismo del misionero”, agregó. Mencionó la “vocación de cuidar al medio ambiente” y defendió la inyección de dinero a tasas subsidiadas para movilizar el consumo interno.

En ese marco, defendió el respeto institucional en la relación con un gobierno nacional de diferente signo político. “El esfuerzo misionero debe ser invertir en cosas que sean multiplicadoras, en los Ahora que generan consumo, movimiento, alivianan las dificultades de la familia para terminar el día, ya no fin de mes, saben que hay un Estado que los va a cuidar, y el misionero y la misionera se sienten cuidados”, señaló.

Para movilizar la economía interna, mencionó el dinero del Instituto de Crédito al 14 % de interés con seis o siete meses de gracia, contra una tasa de más del 70 % del sistema financiero.

Agregó que en su gestión sobresale “haber timoneado una situación muy complicada, con otro color político en lo nacional, con respeto a lo institucional, invirtiendo el dinero en forma austera, muy cerca de la gente. Si no, imposible gobernar, uno puede ver y corregir las cosas si ve a la gente con cariño, mucho cariño”.

Recordó que en coparticipación, Misiones recibe menos de la mitad de lo que aporta cada mes al Estado Nacional, producto del sistema, no de este Gobierno. En cuanto a la fórmula renovadora de Herrera Ahuad y Arce, dijo que además de inteligentes los caracteriza su “sensibilidad, porque en la América que se viene es la llave que abre todo”.

En medio de la tormenta político económica de la Argentina, el gobernador dijo que la política del “misionerismo” fue no endeudarse, pese a los cantos de sirena de ofertas de créditos internacionales. “Misiones debe el 7 %  de un presupuesto, luego de haber soportado una deuda cercana a dos presupuestos en los 90 y hoy estamos rumbo a cero”, aseguró.

Entre las políticas de estado que Misiones debe continuar, señaló la relación los vecinos Paraguay y Brasil. Agregó las metas de “mejorar la infraestructura en energía, mejorar la rentabilidad maderera, hacer funcionar el puerto que será determinante para la forestoindustria.

También destacó el cuidado de la ecología, ampliar el turismo y consideró como el gran desafío el tema viviendas que es un problema en la provincia, pero remarcó que con la fábrica de casas de madera se solucionará en parte.




Comentarios