La Justicia argentina avanza con la investigación por el avión venezolano-iraní que fue retenido en el aeropuerto internacional de Ezeiza. Ahora se detectó que la aeronave pertenecería a otra empresa con vínculos terroristas, se trata de Qeshm Fars Air, por lo que no estaría relacionada con la venezolana Emtrasur ni a la firma iraní Mahan Air.

Esta compañía también está dentro de la lista negra que tiene Estados Unidos por sus vínculos terroristas, de hecho hasta tiene más complicaciones que la anterior firma iraní con la que se había vinculado. En ese sentido. se cree que el CEO de la empresa sería el piloto iraní imputado por “vínculos con el terrorismo internacional”.

Un informe del FBI reveló los vínculos entre uno de los pilotos del avión iraní y agrupaciones terroristas.

El Tesoro de Estados Unidos explicó que muchas aerolíneas comerciales iraníes como Qeshm y Mahan Air “apoyan los esfuerzos del régimen iraní para fomentar la violencia regional a través del terrorismo, sus programas de armas”. Desde la Casa Blanca señalan que estas “aerolíneas comerciales iraníes fueron usadas para transportar soldados y material bélico hacia destinos internacionales en promoción de las operaciones terroristas”.

Por su parte, desde Venezuela señalan que la aeronave pertenece a la firma Emtrasur, una subsidiaria de la estatal Conviasa. Así reclaman que se libere a la nave para que regrese a las tierras de Cáracas.

En ese marco, la fiscal del caso, Cecilia Incardona, detectó: “En primer lugar, dentro del avión, durante la inspección ocular, fue hallada documentación (plan de vuelo) en la que, al 23 de abril de 2022, la aeronave figuraría como perteneciente a Qeshm Fars Air, lo cual se contradice con la información presentada por la tripulación en cuanto a que fue adquirida por la empresa venezolana Emtrasur el 11 de enero de este año”.

Gholamreza Ghasemi, oficial de las Fuerzas Quds y CEO de la aerolínea eñalada por transportar armas para la organización terrorista Hezbollah. Foto: La Voz.

Encontraron fotos del piloto con armamento militar y consignas antisemitas

Se siguen suscitando los primeros peritajes acerca del piloto iraní retenido en Buenos Aires, Gholamreza Ghasemi, con potenciales vínculos con el terrorismo. Esta vez, tras las pericias que se le realizaron a su celular, se conocieron datos que llamaron la atención de la fiscal.

En las últimas horas, se dio a conocer información que sostiene que Ghasemi tenía en su teléfono móvil distintas fotografías de él mismo cuando era joven, donde se lo ve como soldado de la Guardia Revolucionaria, además de activista de las Fuerzas Quds.

A su vez, en su teléfono había fotos de armamentos militares, tales como tanques de guerra y misiles, además de consignas contra Israel.