Este lunes, desde la página de la Municipalidad de Pérez, anunciaron que se firmó un convenio con la empresa Sodir S.R.L y gracias a ello, habrá contenedores para volcar aceite usado, evitando así dañar el ambiente. Sin embargo, Vía Pérez dialogó con Hernán Federico, vecino preocupado por las políticas públicas ambientales, quien opina que solo se realizan acciones aisladas, que en muchos casos no logran sostenerse con el tiempo.

Hernán Federico hizo referencia a algunos de los proyectos de ordenanza presentados por los vecinos durante los últimos años, y que a pesar de haber sido aprobados no han sido ejecutados según lo previsto. Una de las ordenanzas contempla un programa sistemático para juntar los residuos electrónicos, darle una disposición, que estén en un lugar y reutilizarlos. “La recolección de residuos electrónicos ha sido prácticamente nula, deformándose el espíritu de la ordenanza”.

Ordenanza sobre Programa de manejo sustentable de residuos electrónicos (Hernán Federico).

“Reciclarlos y emplearlos para donar aquello que aún sirve, y utilizar el resto en programas de capacitación laboral. Lo sobrante separarlo, desmenuzarlo lo mejor posible y venderlo. La ordenanza además planificaba capacitar al personal municipal. De todo esto no se hizo nada. Ni siquiera se juntó sistemáticamente como estaba previsto”, aseguró Hernán Federico.

La otra Ordenanza es un primer paso para Iniciar la separación de residuos sólidos urbanos en origen y recolección diferenciada, con fecha del 5 de diciembre de 2018. Lo central era disponer de seis tachos de colores distintos, ubicados en numerosos lugares de la ciudad (plazas, centros educativos, oficinas municipales, el Concejo, el multifunción, etc.) para que funcionen de una manera educativa, “que se vaya concientizando a la gente que se puede separar, como paso previo a la separación de residuo en origen”.

Ordenanza sobre Programa de manejo sustentable de residuos electrónicos (Hernán Federico).

“Tampoco se hizo nada, solo firmaron un convenio con la ONG Ecomarea, y colocaron en algunos lugares unos contenedores de madera para recolectar un tercio de lo estipulado en la ordenanza. Además, el trabajo de recolección de papeles y plásticos mediante algunas bicicletas es más simbólico que efectivo. Pérez es demasiado grande como para hacer frente a dicha problemática de esa forma”.

La proyección de dicha ordenanza además disponía que quienes se hicieran cargo en el futuro del servicio de recolección de residuos domiciliarios, tuviese en cuenta ya la recolección diferenciada. “Van seis años de esta gestión y en algunos aspectos hubo cero avance”, sentenció Federico.

Otro tema que tuvo gran repercusión en la ciudad perecina fue el Basural Séptima Región, que en la actualidad solo funciona para residuos domiciliarios, ya que gracias al accionar de los “Vecinos Autoconvocados por el No al Basural en Pérez”, se consiguió la clausura del sistema de tratamiento de líquidos y la prohibición de desarrollar actividad de recepción y tratamiento de líquidos industriales dentro del ámbito municipal.

Hernán Federico además expresó que “entre otras problemáticas, jamás se trabajó seriamente para que se lleve adelante la remediación ambiental del predio en el que funcionaban los piletones de decantación clausurados, y se continúa contaminando visualmente a través de cartelería el ingreso a la ciudad”, finalizó.