Lucas Goro, es un pintor muy conocido en Zavalla. El pasado lunes, mientras realizaba su trabajo en una casa en el centro del pueblo, le robaron el auto con todas sus herramientas, pero lo más penoso es que dentro del vehículo se encontraban todos los estudios clínicos de Radamel, su hijo de tres años con hidrocefalia y espina bífida.

Si bien el auto fue recuperado, es muy triste que no hayan devuelto los estudios clínicos de Radamel. “Hay una de las carpetas que jamás las llevamos, pero el lunes a la mañana lo hicimos porque tuvo que hacerse un estudio. A nadie le van a servir los estudios. Sacaron las herramientas, el estéreo, me dejaron los papeles del auto y una campera que tenía ahí arriba. Pero se llevaron las carpetas, las hubieran tirado en el baúl”, dijo Lucas con pena.

Sin embargo, queda una esperanza: la solidaridad de la gente. Fue increíble cómo rápidamente se viralizó esta historia y las muestras de afecto que esta familia recibió de la gente de Zavalla. “Capaz que alguien las encuentra”, dijo Lucas.

El poder de la solidaridad en Zavalla (Lucas Goro).

Radamel tiene problemas para caminar porque el sistema motor de la cintura para abajo está comprometido. El pequeño tiene una válvula en la cabeza para drenar el exceso de líquido. Los estudios realizados hasta el momento son de suma importancia, de hecho una de las carpetas desaparecidas, tiene varios folios y era la más importante porque “contiene desde la primer ecografía que le hicimos al niño hasta los últimos estudios. Es de color rojiza clara. La otra carpeta es de tapa negra y tiene un solo folio”, explicó Lucas.

Una palabra: solidaridad

“No tengo palabras de agradecimiento, el hecho de compartir en las redes ya fue impresionante”, comentó Lucas. Mucha gente se acercó para ayudar, “incluso personas en donde no he realizado trabajos de pintura, me mandaron un mensaje para ver cómo estaba”. Por ejemplo, una persona le dijo que vaya a la ferretería y saque las herramientas que necesitara. “Esas cosas te conmueven. Más allá que ya conocen el caso de Radamel. Hubo gente que se ha ofrecido a prestarme el auto por si tenía que llevar a mi hijo al médico y ni hablar de la gente que me ha ofrecido hasta dinero, son gestos que en lo cotidiano vos no te das cuenta”, señaló agradecido.

La Comuna de Zavalla conmigo se portó muy bien”. Además de dar las gracias a Guillermo Rajmil, Presidente Comunal de dicha localidad, agregó que también Ezequiel Marinelli “se portó desde el minuto cero, me llamaba a cada rato. Me pusieron un remise a disposición para poder llevar a Radamel en este tiempo y ahora me van a dar un micro-emprendimiento para que me pueda comprar las herramientas”.

Este miércoles, “detuvieron a un chico que iba de acompañante, de 21 años y lo demoraron hasta hoy a la mañana porque era una causa de encubrimiento y nada más. El declaró que lo pasaron a buscar y no sabía que el auto era robado. Lo agarraron a dos o tres cuadras de la casa”.

Lo más doloroso y lo único que a Lucas le hace ruido es que alguien de Zavalla lo señaló y aportó datos para que le robaran. “Lo sacó alguien de acá. No sé con qué fin le dieron mi auto. El que dio la data es alguien de Zavalla. Ojalá le llegue y que al menos en su maldad diga dónde pudo haber dejado las carpetas”.